Austrian Airlines presentó su nueva estrategia

Austrian Airlines expandirá su flota de la familia Airbus A320 de los actuales 36 aviones a un total de 46 en los próximos tres años, invirtiendo en ello más de 200 millones de euros. Al mismo tiempo, se eliminarán gradualmente –hasta 2021- 18 aeronaves Bombardier “Dash 8-400” turbohélices de 76 asientos. La oferta de vuelos de Viena se expandirá en más de un 10 por ciento, todo ello en el marco de su nueva estrategia, llamada “# DriveTo25”, tras un duro período de reestructuración que ha permitido ahora que opere de manera rentable. La aerolínea se encamina hacia ganancias operativas positivas en 2018, después de registrar un fuerte crecimiento de más de un millón de pasajeros, lo que representa un aumento interanual del 8,5 por ciento. La sólida demanda de los pasajeros y el incremento de la competencia en la capital austriaca han llevado a la aerolínea a sentar las bases estratégicas para el futuro.

En abril, Lufthansa Aviation Training (LAT) comenzará la ampliación del centro de entrenamiento de simuladores en el aeropuerto de Viena, con el fin de crear suficiente espacio para dos de A320 adicionales, que supone 20 millones de euros y está prevista su finalización en el primer trimestre de 2020. En la actualidad cuenta con cuatro simuladores de “Dash”, Embraer y A320). Se eliminarán bases que sirven enlaces entre otros aeropuertos austriacos distintos de la capital y puntos de Alemania, que es más rentable que los operen otras aerolíneas del Grupo Lufthansa, especialmente las rutas Salzburgo-Frankfurt o Linz-Düsseldorf, si bien mantendrá las líneas domésticas. Austrian transferirá todas las bases de tripulaciones de Altenrhein, Graz, Innsbruck, Klagenfurt, Linz y Salzburgo a Viena, a donde se le ofrecerá el traslado a los 200 empleados afectados.

“Sobre la base de nuestro programa estratégico, queremos dar un gran impulso a la modernización de Austrian Airlines. Reduciremos la complejidad, nos enfocaremos más en el negocio principal y concentraremos nuestro negocio central en Viena para fortalecer nuestra capacidad de hacer inversiones «, concluye el Oficial Principal de Finanzas Wolfgang Jani. El primero de los diez puntos básicos del “# DriveTo25” es la excelencia operativa, a pesar de la congestión del espacio aéreo, logrando mantener un nivel de puntualidad y confiabilidad superior al promedio europeo en 2018, pretendiendo este años mejorar sus procesos, con la ayuda de la digitalización y una cooperación más estrecha con el aeropuerto de Viena. El segundo consiste en revisar sus procesos administrativos y operativos y ahorrar entre 20 y 30 millones de euros en función de la simplificación, la digitalización y evitar la duplicación, evitando los ahorros que van en detrimento de los clientes.

Bajo el título «nueva prima», se pondrá mayor énfasis en el cliente y sus necesidades, con mejoras personalizadas de los productos. El cuarto consiste en que, con una zona de captación de 11 millones de habitantes y una tasa de transferencia de alrededor del 50 por ciento, Viena es su centro de vuelos y esta función debe fortalecerse en el futuro sobre la base de una mayor orientación de la red; y el quinto es el que se refiere a las bases fuera de Viena. Aspira a dar una prioridad aún mayor al mantenimiento de sus propias aeronaves en el futuro, reduciendo el negocio con terceros. El séptimo es el referido a la flota de corto y medio radio, ya mencionado. En la intercontinental, con el horario de invierno se cancelaron los vuelos no rentables a La Habana, Colombo y Hong Kong y la oferta a América del Norte se amplió en la misma medida.

Las frecuencias a Nueva York y Chicago se incrementaron a diarias. Se retirará a Seychelles a fines de abril, pero Mauricio y las Maldivas permanecerán en la oferta. Los 6 Boeing 767, con una antigüedad promedio de casi 23 años, deberían ser reemplazados por aviones más modernos. La aerolínea también usa 6 Boeing 777 de casi 18 años de vida. El noveno punto es que fortalecerá Viena como un centro de aviación en cooperación con sus socios, incluyendo la iniciativa recientemente lanzada del Futuro Programa de Transporte e Infraestructura, lanzada por el Ministerio Federal de Transporte, Innovación y Tecnología. Finalmente, Austrian quiere digitalizarse y modernizarse a sí misma, a sus lugares de trabajo y equipo de trabajo. Por ejemplo, todas la tripulaciones de cabina de pasajeros han sido equipada con tabletas y en 2019 se renovará el Centro de Control de Tráfico de la compañía en el aeropuerto de Viena.

Fotografía: A320 de Austrian (foto Antonio Camarasa).

Relacionados