“Turnaround 3.0”: la transformación digital de Iberia Airport Services

Iberia Airport Services opera en 29 aeropuertos.

Iberia Airport Services (IBAS), el negocio de “handling” de Iberia, cuenta con una amplia trayectoria, lo que le ha permitido consolidarse como el proveedor de servicios aeroportuarios líder en España. Actualmente opera en 29 instalaciones, con una plantilla de más de 7.000 empleados y da servicio a un gran número de clientes: más de 100 aerolíneas.

Después de una primera fase de adaptación tras la irrupción del COVID-9, IBAS aprovechó el momento de menor actividad para consolidar varias iniciativas que se habían puesto en marcha bajo su proyecto de transformación digital, denominado Go Up! y que incluye más de 130 de eficiencia de procesos y sostenibilidad.

IBAS ha explorado nuevas vías para acelerar la digitalización, centrándose en sacar el máximo partido a Microsoft “Office 365” y así desarrollar herramientas colaborativas en propio, tales como “chats” vía “Teams”, uso de “walkie-talkie”, la creación de “check-list” operativas o el desarrollo de un asistente virtual que responde a cualquier duda sobre documentación de COVID-19, todo disponible en un solo dispositivo móvil.  Además, ha dado un impulso a todos los proyectos orientados a la transformación digital de sus operaciones y que traen consigo una actuación más responsable con el medio ambiente.

“Kepler”, seguimiento de procesos en tiempo real

IBAS ha desarrollado, en colaboración con SITA, una herramienta innovadora de gestión operacional que unifica todas las aplicaciones usadas tradicionalmente en una sola y que permite planificar los recursos, hacer un seguimiento en tiempo real de la operación, gestionar facturas y analizar datos. De esta forma, los procesos aeroportuarios se realizan de una forma más eficiente y ágil, puesto que Kepler integra información interna y externa de diferentes sistemas en tiempo real y es totalmente adaptable a las necesidades de cada aerolínea a la que presta sus servicios.

Permite una digitalización de todos los procesos del “turnaround”, tanto para empleados como clientes, ya que todo se puede realizar en remoto a través de una aplicación que, a la vez, ayuda a los implicados a focalizarse en los procesos en los que hay que intervenir y de qué forma hacerlo. La mejora de la comunicación es otra de las principales ventajas de Kepler. Todos los agentes implicados quedan unidos a través de una única plataforma “online”, que permite comunicaciones directas, fluidas e instantáneas.

IBAS ha explorado nuevas vías para acelerar la digitalización.

Incluir dispositivos digitales en los aeropuertos, facilita otras tareas, como el análisis de datos, pues mediante Kepler se pueden obtener de una forma digital. Actualmente, esta herramienta ya se utiliza en 26 aeropuertos, entre ellos en el de Barcelona/El Prat y el de Bilbao, con muy buena acogida entre los empleados y compañías clientes que disfrutan de sus servicios.

Remolcadores eléctricos

Otra de las vías en las que Iberia Airport Services lleva años trabajando es en la mejora de la flota motorizada, buscando el uso de energías alternativas, que sustituyan los vehículos por otros en los que los motores sean eléctricos. Para ello, se creó el proyecto Green Handling, planteado por IBAS, en el que se hace una apuesta fuerte para atender a sus propios aviones y a los de sus clientes en las operaciones en rampa a través de tractores eléctricos dirigidos por control remoto.

Puntos de recarga de vehículos eléctricos.

Estos vehículos corresponden al modelo Mototok “Spacer 8600”, el más avanzado y sostenible del mercado, empleado para remolcar un avión hacia atrás antes de la salida de cada vuelo. Esta innovación sirve para aumentar la seguridad operacional, gracias a una mayor precisión en su actuación y, a su vez, ofrecer un servicio para clientes de Iberia Airport Services mucho más completo, sin que afecte a la puntualidad.

Gracias a su batería de 80V, puede carretear hasta 28 aviones sin necesidad de recargar. Con ellos se reducen 23.000 kg. de emisiones de CO2 a la atmósfera por unidad de forma anual. Iberia cuenta con 8 remolcadores de este tipo, que ya dan servicio en Madrid/Barajas y en Barcelona/El Prat a aviones de fuselaje estrecho. Desde que Iberia dispone de estos vehículos ya ha realizado cerca de 5.000 salidas con Mototok.

Se apuesta por tractores eléctricos a control remoto.

“Iris”: hojas de carga inteligentes

Iberia Airport Servicies tiene en pruebas también la elaboración de las hojas de carga a través de una nueva herramienta llamada Iris, mucho más intuitiva y ágil, con la que se completaría la digitalización del “turnaround 3.0”. Se trata de un nuevo sistema cuya principal novedad recae en que solo se requiere intervención manual cuando hay algún tipo de incidencia.

De esta manera se aumenta la productividad, ya que el coordinador, el máximo responsable de la herramienta, está dotado de un teléfono en el que actualiza la información de hojas de carga en tiempo real. Así se mejoran las incidencias, se reducen los tiempos entre operaciones y, además, se establecen conversaciones mucho más directas.

Empleados comprometidos, clave del proceso

La clave principal para conseguir implantar estas novedades tecnológicas en el área aeroportuario ha sido el alto grado de compromiso de los empleados implicados en el desarrollo de estas nuevas tareas. A nivel de organización, jugó un papel muy importante la disminución de operaciones diarias debido al parón que supuso el COVID-19.

En este sentido, se aprovechó esta situación para poder invertir en proyectos de transformación, que permitieron redefinir operaciones, con el objetivo de ofrecer productos y servicios mucho más eficientes y digitalizados, de manera que se profundizó en el compromiso de la transformación del negocio, poniendo en primer lugar la gestión del cambio de las personas que forman parte de IBAS y disminuyendo el riesgo y el impacto que para los clientes hubiese supuesto la implantación de nuevos métodos si se hubiese realizado en un momento de actividad plena.

Se busca un alto grado de compromiso de los empleados.

La implicación en el proyecto se produjo a todos los niveles de la compañía, desde responsables implicados en la gestión del cambio, a personas que proporcionan soporte en cada paso que se da, así como a los empleados encargados de llevar a cabo cada una de las tareas digitalizadas en su día a día. La presencia de formadores también ha sido esencial ya que, como embajadores del proyecto, acompañan a compañeros desde el principio de éste para que sea aceptado entre el equipo local y las ventajas se hagan tangibles en cuanto a resultados.

Por Sara González Sánchez

Relacionados