Piloto de aviación, una profesión con futuro: 6 de cada 10 jóvenes se plantean esta profesión

Tras la realización de la EBAU (Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad) en la mayoría de Comunidades Autónomas la pasada semana, European Flyers, Centro de Formación de Vuelo, ha encuestado a más de 2.000 jóvenes entre 15 y 20 años para descubrir si se plantean o no convertirse en piloto de aviación y el resultado ha sido que 6 de cada 10 jóvenes españoles se plantean esta profesión como una opción de futuro.

Así, entre los estudiantes de instituto encuestados con intención de seguir estudiando, casi 6 de cada 10 (57%) se plantearían la profesión de piloto de aviación. Por su parte, el 32% de los encuestados que ya están estudiando una educación superior lo contemplaron en su día y el 6% de ellos ya lo están estudiando en la actualidad. Atendiendo a una perspectiva de género, las mujeres siguen planteándose en menor medida que los hombres la posibilidad de ser piloto de aviación. En concreto, mientras que casi el 62% de los estudiantes de instituto hombres se plantearían la profesión, en el caso de las mujeres esta cifra se sitúa en el 52%. De las mujeres que ya están estudiando una educación superior, el 28% sí se habían planteado la profesión, en comparación con el 36% de hombres, y el 5% ya lo está estudiando en la actualidad, una cifra ligeramente inferior que la de hombres, que se sitúa en el 7%.

Para Miguel del Moral, Director General de European Flyers, “como Centro de Formación de Vuelo con 30 años de experiencia, queríamos entender si los jóvenes de nuestro país realmente siguen viendo la profesión de piloto como una opción laboral viable en la actualidad. Los resultados, sin duda, son alentadores”. Además, añade que “según las predicciones de expertos como Boeing o Airbus, la demanda de vuelos comerciales volverá a las cifras pre-pandemia en 2023/24. Es decir, en tan sólo tres años alcanzaremos la demanda de pilotos que existía pre-pandemia. Por eso ahora es el momento perfecto para empezar a formarse, pues al finalizar los estudios en el mercado habrá una importante demanda de nuevos pilotos”.

Entre los factores que más atraen a los jóvenes españoles en la profesión de piloto, destaca la sensación de poder volar, especialmente en el caso de las mujeres, por encima de otros factores como el sueldo, la reputación o la empleabilidad. En concreto, a un 77% de los estudiantes de instituto que se plantearían ser piloto les atrae la sensación de volar, seguido del sueldo y la reputación (59%) y la alta tasa de empleabilidad al finalizar los estudios (45%). Asimismo, son las mujeres quienes indican, en mayor medida que el resto, que les atrae la profesión por la sensación de poder volar. Por su parte, el 81% jóvenes que ya están realizando estudios superiores y en su día se plantearon ser piloto o ya están estudiando para serlo coincide en la sensación de volar como la más atractiva de la profesión.

Sin embargo, según destacan las conclusiones del estudio, existe un gran desconocimiento acerca de esta profesión entre los jóvenes. Y es que, tan sólo el 34% de los jóvenes encuestados declaran que saben lo que hay que estudiar para llegar a ser piloto de aviación; el 55% no conoce otras salidas laborales más allá de trabajar para las aerolíneas; y el 42% no sabe que los pilotos de aviación pueden formar parte de los servicios de emergencia.

En esta misma línea, Miguel del Moral afirma las diversas salidas de la profesión: “ya sea como pilotos de transportes de Líneas Aéreas, pilotos comerciales, pilotos de helicópteros, de drones, pilotos en servicios esenciales como en la vigilancia costera o unidades de emergencias, se trata de una profesión con cada vez más salidas laborales, cuyo ratio de inserción laboral previo a la llegada de la pandemia estaba en el 100% en una media de 6 a 12 meses”.

Entre los estudiantes de instituto encuestados con intención de seguir estudiando que no se plantean ser piloto, dejando a un lado los que descartan la profesión porque no les interesa, las principales razones por las que no eligen esta profesión son: la dificultad de la misma, es decir, por el nivel de estudios o idiomas requeridos (30%); por desconocimiento de qué hay que estudiar para ser piloto (28%); por razones financieras (16%); o por razones médicas (12%). Cabe destacar que, aunque sea en menor porcentaje, el 8% no se lo han planteado por la situación del sector a raíz de la pandemia. Entre los jóvenes que ya están cursando estudios superiores, la razón principal por la que la descartaron fue por motivos financieros (54%), la dificultad que supone estudiar esta profesión (42%) y, en menor medida, por la situación del sector en la actualidad debido a la crisis del Covid-19.

A pesar de todas estas creencias en torno a la profesión, “para ser piloto, lo que realmente se necesita es ilusión y pasión por volar. No existen requisitos especiales, tan sólo se necesita tener 18 años, el bachillerato aprobado, un nivel de inglés equivalente al que se obtiene en el bachillerato y un reconocimiento médico que cualquier candidato de 18 años supera sin problemas. También existen distintas formas de financiación. En definitiva, se trata de una profesión al alcance de todos”, explica Miguel del Moral.

Relacionados