El presidente y CEO de Aena, Maurici Lucena, reafirma el compromiso de la compañía con la sostenibilidad

La Junta de Accionistas de Aena ha aprobado hoy el Plan de Acción Climática de Aena 2021-2030, que por primera vez ha sido sometido a votación consultiva tras haberse incluido de forma permanente como un punto independiente en el orden del día de las juntas anuales.

“La lucha contra el cambio climático y, en particular, la promoción de tecnologías más respetuosas con el medio ambiente es prioritario para Aena”, ha destacado el presidente y consejero delegado, Maurici Lucena.  La consecución de este Plan, supondrá una inversión cercana a los 550 millones de euros, y reafirmará a la compañía como líder mundial también en sostenibilidad.

El Plan se compone de tres programas estratégicos: la neutralidad de carbono, sentando las bases para alcanzar las 0 emisiones netas (Net Zero Carbon) en 2040; la aviación sostenible, enfocado en el rol de Aena como tractor de otros agentes del sector de la aviación para acelerar su descarbonización; y comunidad y cadena de valor sostenible para mejorar la sostenibilidad del entorno, colaborando con los proveedores, arrendatarios, agentes de transporte y la comunidad.

En lo relativo al comportamiento del tráfico, el presidente de Aena ha señalado que “a lo largo de estos meses de pandemia, la realidad siempre ha sido peor de lo que lo que auguraban los principales organismos aeronáuticos internacionales (OACI, IATA y ACI, principalmente)”, debido al repunte en la trasmisión de la enfermedad y a las consiguientes restricciones a la movilidad. En el caso de Aena en España, la caída del tráfico de pasajeros ha sido del 72% en 2020. Un descenso muy similar al que han registrado los principales gestores aeroportuarios en Europa.

En este contexto, el presidente ha señalado que persisten numerosos interrogantes que obligan a continuar siendo muy cautos en las previsiones para los próximos meses, aunque existen fundadas señales de que nos acercamos al principio del fin de la grave situación generada por el virus en el sector aéreo. El avance en el proceso de vacunación contribuirá de forma notable a la recuperación de la confianza del pasajero en el transporte aéreo y, por tanto, al ritmo de crecimiento del tráfico. A lo que contribuirá también la puesta en marcha de medidas como los denominados pasaportes de vacunación.

Lucena ha indicado que “las principales compañías aéreas europeas confían en que se produzca un incremento de la demanda en la segunda parte de la temporada de verano”. En esta situación, “los destinos más demandados serán de sol y playa y España está considerada como un valor gracias a sus servicios turísticos y un sistema sanitario de primer nivel”, algo de lo que el mercado ya ha dado claras muestras cuando han disminuido las restricciones.

En cuanto a previsiones de tráfico los principales organismos aeronáuticos coinciden en que hasta el periodo 2024-2027 no se alcanzarán los niveles pre-pandemia.

Entre las principales medidas de carácter operativo adoptadas por Aena está el ajuste de la capacidad de las infraestructuras y servicios a las necesidades de la operativa en cada momento, la adopción de medidas para garantizar la protección de la salud de los trabajadores y pasajeros, o la puesta en marcha de un Plan de Recuperación Operativa, basado en las directrices de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) que en España han adquirido rango de ley.

Desde 2020, la empres colabora con el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas para la realización de los controles sanitarios en los aeropuertos y este año ha instalado clínicas de pruebas diagnósticas en 15 aeropuertos de la red y ha obtenido la acreditación internacional de aeropuerto “COVID-safe” en sus principales infraestructuras aeroportuarias. Sobre este punto el presidente ha destacado que “los controles sanitarios instalados en nuestros aeropuertos y las medidas puestas en marcha en este ámbito cumplen en todo momento con la legislación nacional y europea, y tienen el mismo nivel de exigencia que en el resto de países de la Unión Europea”. Sobre los protocolos sanitarios implantados en España, ha comentado además que superan las recomendaciones del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC).

Los estudios de este Centro constatan que, en unas circunstancias sanitarias como las actuales, “las cifras de casos importados por viajes aéreos son mínimos y, en todo caso, no tienen un impacto significativo en la evolución de la situación epidemiológica del país”, ha explicado Lucena, que ha concluido con un llamamiento “para que no se haga más demagogia sobre la calidad de los controles sanitarios del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas”. Esto únicamente sirve para dañar, de forma inicua y sin ningún fundamento, la reputación e imagen pública de una las principales empresas de este país como es Aena, que tiene una función protagonista en el desarrollo futuro de la de la economía española”.

También ha adoptado medidas económico-financieras para reducir las salidas de caja y proteger la solidez financiera de la compañía. Entre estas mediadas el presidente ha destacado: la implantación de un Plan de Ahorro de Costes con el objetivo de reducir la salida de caja de 840 millones de euros, y el fortalecimiento de la posición financiera, para disponer de la liquidez suficiente en el corto y medio plazo y asegurar la correcta operatividad de nuestros servicios, mediante préstamos con diversas entidades financieras; y la no distribución del dividendo correspondiente al ejercicio 2019.

Actualmente Aena dispone de caja y facilidades crediticias por importe de 2.254 millones de euros, a las que se añade la posibilidad de realizar emisiones a través del programa de Euro Commercial Paper (ECP) de hasta 900 millones de euros, de los que se encuentran disponibles 845 millones de euros.

Durante su intervención, Maurici Lucena ha destacado también que la compañía es consciente del papel relevante que tiene en el transporte aéreo, el turismo y la economía, señalando que “una de nuestras prioridades desde el inicio de la crisis sanitaria, ha sido, y sigue siendo, colaborar y cooperar estrechamente con todos los agentes involucrados en la cadena de valor del sector del transporte aéreo y el turismo para revertir una situación como la actual, buscando soluciones que beneficien a todas las partes, y preservando siempre el interés social de Aena”.

Por todo ello, la compañía ha adoptado diferentes medidas de apoyo, entre las que ha destacado: el mantenimiento de unas tarifas aeroportuarias muy competitivas, las más bajas de Europa; nuevos incentivos para promover la recuperación del tráfico para la temporada de verano (del 1 de abril al 31 de octubre) y aplazamientos de pago, descuentos en rentas y renegociación de contratos.

En cuanto a la actividad comercial y la renegociación de los contratos comerciales, el presidente ha resaltado que desde el principio “Aena ha mantenido desde el inicio una firme voluntad de alcanzar acuerdos”.

Con esta premisa, Aena realizó una propuesta general de reequilibrio económico de los contratos, tomando como punto de referencia lo dispuesto en el Real Decreto Ley 35/2020 de medidas urgentes de apoyo al sector turístico, la hostelería y el comercio y en materia tributaria, así como en otros Decretos Autonómicos de similar contenido. Los descuentos superan los 800 millones de euros.

Sobre la misma ha señalado “que nuestra propuesta es proporcional, justa y equilibrada” para todas las partes, teniendo en cuenta que la política de descuentos y las facilidades de pago ofrecidas garantiza la continuidad de los contratos y, con ello, la viabilidad de las empresas que desarrollan la actividad comercial en nuestras infraestructuras.

En este contexto, Maurici Lucena ha destacado que más de dos terceras partes de los arrendatarios comerciales han aceptado la propuesta, especialmente los de menor tamaño. Y ha argumentado que “la propuesta de Aena es justa y sinceramente muy generosa, por cuya razón defenderemos nuestra posición” en los casos en los que los arrendatarios comerciales judicialicen el desacuerdo.

Y ha concluido que uno de los principales argumentos que se esgrime para defender un mayor nivel de descuento por parte de Aena, es nuestro carácter público, argumento que no podemos aceptar: los accionistas de Aena, tanto privados como públicos, les recuerdo que el contribuyente español posee el 51% de la compañía, no se merecen un peor trato que los de nuestros arrendatarios comerciales.

Relacionados