Delta y Takeda se alían para reducir las emisiones de la aviación en 2021 con un acuerdo de combustible sostenible

Delta Air Lines y Takeda Pharmaceutical Company Limited han cerrado un acuerdo de combustible de aviación sostenible (SAF, en sus siglas en inglés) que abordará las emisiones de carbono de los viajes de negocios de la compañía con Delta. A través de este acuerdo, Takeda se une a la creciente lista de clientes corporativos que entran en acuerdos SAF facilitados por Delta, lo que representa el compromiso compartido entre ambas compañías para reducir las emisiones. Estas asociaciones impulsan la inversión en el mercado de SAF, construyendo la demanda de la industria y ampliando el mercado con el objetivo de disminuir la dependencia de la industria de la aviación con respecto al combustible convencional para aviones.

«En 2020, Takeda logró la neutralidad de carbono en toda su cadena de valor, incluida la aviación, lo cual representa un hito importante en nuestro viaje de sostenibilidad», comenta Michelle De Costa, directora del Centro de Excelencia Global de Reuniones y Viajes de Takeda. «A medida que avanzamos en base a este logro en 2021 y más allá, la asociación con Delta, que comparte nuestro compromiso con el medio ambiente, nos ayuda a seguir alcanzando nuestros objetivos mientras invertimos en un futuro más sostenible.»

En el año transcurrido desde que la aerolínea anunció su compromiso de 1.000 millones de dólares con la neutralidad de carbono desde marzo de 2020, sigue centrada en la reducción y eliminación de carbono y en el apoyo de los stakeholders para hacer que sus operaciones sean más sostenibles. La colaboración con la empresa farmacéutica sigue subrayando el importante impacto medioambiental positivo que puede lograrse mediante la colaboración sostenible.

«Ser una línea aérea comprometida con la descarbonización de la aviación significa trabajar en colaboración con nuestros clientes para ayudar a abordar sus emisiones», ha comentado Amelia DeLuca, directora general de sostenibilidad de Delta. «Mientras miramos hacia un futuro en el que los viajes aéreos y la sostenibilidad no son mutuamente excluyentes, trabajar e invertir con nuestros socios es un paso vital para conseguirlo. Estamos agradecidos a los socios como Takeda que se acercan para encontrar soluciones.”

El SAF es una palanca de cambio de vital importancia para reducir las emisiones de carbono del ciclo de vida del combustible de aviación, hasta un 80% cuando se utiliza en forma pura en comparación con el combustible fósil para aviones. A través del acuerdo de suministro de SAF con Neste, la aerolínea puede facilitar su acuerdo de SAF con Takeda y ofrecer soluciones de transporte aéreo sostenible a otros clientes corporativos.

Neste desde hace casi una década es productor mundial de SAF. El combustible de aviación sostenible está fabricado con materiales de desecho y residuos renovables de origen sostenible. Se trata de un combustible drop-in que ofrece una forma inmediata de reducir directamente las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la combustión del combustible, sin necesidad de nuevas inversiones, modificaciones o cambios en las aeronaves o en los procedimientos de distribución del combustible.

Relacionados