Inaugurada parte del futuro Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en Ciudad de México

El presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró ayer, 10 de febrero, las nuevas instalaciones de la Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de Santa Lucía, en donde se construye desde octubre de 2019 el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), que será de uso militar y civil.

Para inaugurar las nuevas instalaciones de la BAM-1 en el Día de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), el mandatario voló desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) en un Boeing 737-800 de la FAM, acompañado de su gabinete de seguridad, de gobernadores de tres estados aledaños e invitados especiales, en un acto difundido como la inauguración de una parte del AIFA, asegurando incluso que desde hoy podrán aterrizar aeronaves civiles de líneas aéreas comerciales.

El presidente y su comitiva aterrizaron en Santa Lucía a las 09:12 de la mañana. El Boeing 737-800, matrícula 3527, perteneciente al Escuadrón Aéreo 502 (Orcas), taxeó hasta ubicarse en la plataforma de la FAM, frente a los 11 hangares que forman parte de la infraestructura del AIFA. Antes de llegar a su posición final, a aeronave pasó por debajo del tradicional arco formado con chorros de agua a presión para ser bautizada junto con las instalaciones de la terminal militar.

Obrador acudió a la BAM-1 de Santa Lucía para celebrar con mandos el 106 aniversario de la FAM como lo hacen cada año los mandatarios en turno. En esta ocasión la visita del presidente fue distinta a las demás, ya que el propio mandatario la anunció como la primera etapa de la inauguración final de las obras del AIFA ya terminado y listo para operar, lo cual aún no ocurre.  Sin embargo, dos horas después del aterrizaje del Boeing 737-800 de la FAM, la pista central de Santa Lucía recibió a la primera aeronave civil, un jet comercial de pasajeros de la empresa Viva Aerobús, en un vuelo de prueba sin pasajeros.

A su llegada a la BAM-1, Obrador fue recibido por el general Gustavo Vallejo Suárez, director de la obra en el AIFA, quien le mostró maquetas y le explicó los avances en la construcción. El presidente saludó a la escolta de cadetes del Colegio del Aire que hicieron los honores y pasó al desayuno con las tropas, que en esta ocasión asistieron en número reducido debido al COVID.

El Comandante de la FAM, el general Gerardo Vega Rivera, recordó los inicios de la aviación militar en México, señalando aue estos se la celebración del 106 aniversario de la creación de la Fuerza Aérea Mexicana. Sus orígenes se remontan al 5 de febrero de 1915, mediante un acuerdo con el cual se creó el arma de aviación militar, firmado por don Venustiano Carranza, primer jefe del Ejército Constitucionalista y encargado del Poder Ejecutivo de la nación.

Ese mismo año, la creación de la Escuela Nacional de Aviación y los talleres nacionales de construcciones aeronáuticas sentaron las bases para la formación profesional de los soldados del aire y su participación en innumerables hechos históricos que permitieron el reconocimiento constitucional de la Fuerza Aérea como una institución armada el 10 de febrero de 1944, hace ya 77 años de esa fecha memorable, señaló el mando aéreo.

El general Vega Rivera detalló que hoy la FAM “cuenta con más de 12 mil mujeres y hombres que servimos a México como pilotos, especialistas y paracaidistas, continúa fortaleciendo sus capacidades con personal preparado, profesional, técnica y axiológicamente, material de vuelo moderno y medios para la vigilancia del espacio aéreo nacional que garantizan el cumplimiento de las misiones generales encomendadas en la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos”.

Los números de la Fuerza Aérea Mexicana 

El Comandante Vega Rivera rindió un breve informe de lo hecho en este gobierno, marcado por la pandemia del COVID-19.

“En la presente administración hemos efectuado 136 mil horas de vuelo en más de 100 mil operaciones aéreas dentro y fuera del territorio nacional, en actividades de reconocimiento, erradicación de plantíos de enervantes por aspersión aérea; vigilancia de ductos de Petróleos Mexicanos; transporte de brigadistas de la Comisión Nacional Forestal y descarga de agua para combatir incendios en el estado de Oaxaca; y traslado de 450 toneladas de despenas, víveres e insumos diversos y 10 equipos de bombeo de alta capacidad con motivo de las inundaciones en los estados de Tabasco y Chiapas para auxiliar a la población civil de estas entidades, mediante la aplicación del Plan DN-IIIE, así como cinco vuelos internacionales transportando más de 58 toneladas de ayuda humanitaria a países hermanos de Centroamérica.

Explicó que ante la contingencia sanitaria, se han empleado alrededor de mil horas de vuelo en la repatriación humanitaria de mil 661 connacionales y extranjeros desde y hacia nueve países, así como 250 urnas con cenizas de mexicanos fallecidos por COVID-19 en los Estados Unidos de América.

En esta dinámica, se ha hecho el traslado de 2.326 profesionales de la salud y técnicos especializados, 434 toneladas de equipo e insumos médicos, transporte de 65 pacientes en ambulancias aéreas y la distribución de aproximadamente 420 mil vacunas a los puntos más lejanos del país.

Señaló que la Fuerza Aérea dispone de centros de control, radares de largo alcance, plataformas aéreas con medios de detección, aeronaves y personal preparado para la salvaguarda de la soberanía del espacio aéreo en el Sistema Integral de Vigila Aérea de la Secretaría de la Defensa Nacional para cumplir sus misiones.

“Estos recursos contribuyen al aseguramiento de vehículos aéreos y terrestres, drogas, armas y dinero, evitando que la delincuencia organizada los utilice para sus actividades ilícitas en perjuicio de la sociedad”, indicó.  Agregó que el Sistema Educativo Militar ha fortalecido a los organismos aéreos con el egreso de 578 oficiales y 870 sargentos, formados con una preparación profesional de nivel licenciatura y técnico, con valores militares, compromiso institucional y sentido del deber que garantizan su eficiencia en el cumplimiento de las misiones que tiene encomendadas la Fuerza Aérea.

Entre estos oficiales, dijo, se encuentran 35 mujeres pilotos aviadores, meteorólogas y controladoras de vuelo, y próximamente egresarán por primera ocasión 54 mujeres sargentos segundos especialistas de la Fuerza Aérea.

“Ellas contribuyen al fortalecimiento de nuestra institución en igualdad de circunstancias y bajo un ambiente incluyente y solidario, atendiendo al acuerdo por la igualdad entre mujeres y hombres del gobierno de la República y al programa de este rubro de la Secretaría de la Defensa Nacional, de tal forma que las mujeres graduadas ocuparán cargos que antes eran exclusivos del personal masculino”, explicó.

Luego, en un video preparado para celebrar los 106 años de la FAM, se mostraron cifras de su labor en el combate al COVID, señalando durante la pandemia la Fuerza Aérea ha trasladado más de 430 toneladas se insumos médicos en 266 vuelos que suman un poco más de 487 horas de vuelo, o recientemente ante las inundaciones de los estados de Tabasco y Chiapas a donde se transportaron más de 380 toneladas de insumos en 99 operaciones aéreas con casi 200 horas de vuelo.

Sobre la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, el video indicó que la obra destaca el empleo, al momento, de 1.272 militares y 38.120 civiles, y la generación de 74.819 empleos en total durante todo el proyecto.  En su extensa intervención, el presidente López Obrador hizo un recuento de hechos históricos vinculados finalmente con la creación de la Fuerza Aérea Mexicana, reconoció su sacrificio y aportaciones al país, la entrega de sus integrantes y su desempeño reciente en el combate al COVID.

Habló también de la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles y felicitó ampliamente a los ingenieros militares que poco a poco van consolidando la obra. Anunció que regresará el 19 de febrero a las instalaciones de la BAM-1 para inaugurar nuevas instalaciones militares. Antes, el presidente entregó condecoraciones a 25 integrantes de la FAM por hechos destacados.

Uno de los condecorados fue el general Miguel Eduardo Hernández Velázquez, quien piloteó el Gruman que trajo a México al ex presidente de Bolivia Evo Morales luego del golpe de Estadio que lo derrocó en 2019. Sin embargo, el general no asistió por estar enfermo de COVID, se explicó durante a ceremonia.  (Jorge Alejandro Medellín)

Relacionados