POLÉMICA EN ARGENTINA POR EL TRASLADO DE VACUNAS DESDE MOSCÚ

La llegada del primer cargamento de vacunas Sputnik V a Buenos Aires desde la lejana Moscú  abrió una virulenta polémica sobre el traslado de dicha carga, muy similar a lo ocurrido con los vuelos a China que transportaban  insumos sanitarios durante la pandemia , lo que representaron mínimas cargas en relación al esfuerzo y costo económico que implicó  utilizar una aeronave como un A330-200 para efectuar un trayecto extenso para traer un tonelaje casi ínfimo. Tomando en cuenta que el contrato con Rusia dispone la movilización de veinte millones de dosis de la vacuna desde Moscú, China o la India, lugares donde se está produciendo la Sputnik V,  muchos observadores polemizan sobre cuál es el mejor modo de transportar semejante cantidad de vacunas.

Tomemos en cuenta que también deben traerse al país otras treinta millones de dosis de otros puntos del globo. ¿Es mejor usar los servicios de una empresa especializada carguera que por medio de sus Boeing 777F o un Jumbo Boeing 747-400 puede traer millones de vacunas o es mejor usar los servicios de los ya existentes A330-200 de Aerolíneas Argentinas que están en disponibilidad y su costo de operación y mantenimiento ya esta cargado en el erario público?

Los costes de una empresa aerocomercial están divididos  básicamente en dos ítem: los operativos y los de estructura o permanentes. Estos  costes operativos  son los que están unidos plenamente con el vuelo, si no se realiza la operación  de vuelo, el costo no está reflejado.

Los costes se dividen en variables y operativos fijos, claramente aquí primero encontramos al combustible y lubricantes, que pueden variar según la cantidad de operaciones que  se realicen en la transportadora. Los costes operativos fijos son los sueldos del personal, el porcentual de mantenimiento,  la renta de los aviones, y  los seguros de los mismos puesto que se opere o no , se deben pagar todos los meses.

Aproximadamente el coste básico de una aeronave como el  A330-200 es de unos 5.200 dolares por hora, según nos informan técnicos de la compañía del Cóndor. La operativa fija que está representada por los sueldos de la tripulación, los seguros, gastos aeroportuarios fijos ,  porcentuales de mantenimiento,  serían  otros 2.200 dólares por hora . La «Operación Moscú», que demandó  casi cuarenta horas de vuelo, representó  ir a buscar una mínima carga de nueve toneladas de insumos sanitarios  y hacer un vuelo directo de 13.481 km ,  más veinte personas de tripulación de cabina y TCP costaron unos 275.000 dólares, según la información proveniente de Aerolíneas Argentinas.

Los críticos indican que era mejor alquilar un carguero, cuyo costo para un vuelo Moscú-Buenos Aires estaría en unos 600.000 dólares, obviamente más caro que la aerolínea estatal  pero convengamos que el A330-200 solamente  puede traer -para esa ruta- tan solo nueve toneladas de vacunas distribuidas en tan solo seis pallets tipo 22 que contenían 56 thermocontainers para las 300.000 dosis,   ya que la ruta directa además de extensa, unos 13480 km hasta la estación aérea rusa  de Sheremetyevo debe atravesar condiciones climáticas adversas que penalizan a estos vuelos y disminuyen la posibilidad de carga,  de otro modo  si hubieran venido de la capital española podrían traerse más del doble de productos. Recordemos que la presencia de veinte personas en la dotación de vuelo, obliga a instalar un crew rest en bodega  que obliga a disminuir el número de pallets abajo.

Esos críticos comentaristas  se olvidan que en este momento de múltiple actividad, representada por las cargas de las fiestas y ahora por el traslado de los elementos médicos,   no es fácil conseguir los servicios de una empresa carguera que están ocupadas in extremis por lo que los costes se incrementan en el vaso de conseguirse un jet carguero que como mencionamos, están sobrecargados de trabajo. Está claro que un Jumbo carguero puede usar más espacios de carga en volumen y peso totalizando hasta más de cien toneladas frente a las pocas toneladas que puede traer un A330-200 de pasajeros, las que deben traerse sobre los asientos o sobre la alfombra donde estan los asientos de los viajeros, además de unos pocos pallets abajo en bodega.

Los funcionarios de la compañía responden que las maquinas estan disponibles, los costes de mantenimiento de las tripulaciones, sus salarios, los alquileres de los jets existen y son fijos, se vuele o no. El recurso está y es mejor aprovecharlo, ya que hablamos de una compañía estatal con todas sus implicancias y en especial esta Aerolineas Argentinas profundamente enraizada con la actual administración y que realizó estos vuelos de una manera épica, acorde a un relato político emanado de la Casa de Gobierno.

En realidad y buscando una respuesta práctica y profesional, la clave es conocer la cantidad de contratos de provisión de medicamentos que existirán, cuantas millones de dosis deben traerse y en qué tiempo. Asimismo, todavía no se sabe cuando estarán disponibles los millones de dosis requeridas puesto que se ignora el volumen de producción de vacunas que tienen los laboratorios rusos,  sus tiempos de entrega y los de asignación a que cliente primero. Todos quieren y necesitan de los medicamentos, las poblaciones las piden ya y los funcionarios más aún, ya que han prometido demasiado.

A partir de allí sabremos cuántos vuelos serán necesarios y de qué máquinas. Según Aerolíneas serán requeridas  unas setenta operaciones aéreas para transportar a la Argentina las veinte millones de dosis de la Sputnik V contratadas. La necesidad política nos mostrará cuál será la solución que los funcionarios del gobierno argentino , tomarán según sus intereses meramente políticos más que los verdaderamente médicos.

UN PAÍS SIN TRANSPORTE  ESTRATÉGICO 

Ahora,  todo esto nos marca violentamente, y como ya lo hemos expresado en otras notas, la carencia de una capacidad de transporte estratégico que el Estado argentino, por medio de la Fuerza Aérea perdió  hace unos años. Este tema se hubiera solucionado rápidamente si la Fuerza Aérea Argentina hubiera tenido sus aeronaves cargueros Boeing 707 o similares, lo que hubiera permitido operar en distancia, volumen, carga refrigerada,  con menores costes operativos y sin la propaganda  que transforma a estos escasos vuelos de Aerolíneas en épicos y con una connotación política innegable.

Esto se reflejó cuando se iniciaron los vuelos desde Pekín para traer escasas toneladas de insumos médicos y con unos costes desconocidos, más el ambiente ampliamente politizado que los transformó en casi vuelos a Marte.

La institución castrense ha pedido insistentemente la recuperación de su transporte tactico y estrategico, capacidad que tuvo y que  demostró fehacientemente su efectividad en todo tipo de operaciones, ya sea en un país  como Argentina, extenso como pocos y en las misiones de traslado de pasajeros y carga para la ONU,  por dar un ejemplo real y directo. Esta capacidad se hubiera demostrado en forma práctica y con celeridad, sin artilugios políticos, menores costes y en tiempo y forma. Esta novela recién empieza, hay que movilizar más de cincuenta millones de dosis en tiempo y forma para llegar a personas ansiosas y preocupadas por un mal planetario. Seguiremos sus  próximos capítulos…. (Luis Piñeiro)

Fotografía: El primer cargamento de las vacunas Sputnik V haran falta muchos vuelos mas.

La carencia de jets cargueros puros en la FAA y Aerolineas Argentinas es un deficit muy marcado del pais.

La preciada carga sanitaria habra que hacer muchos vuelos mas en pocos meses.

Seria mas barato y rapido traer las vacunas por medio de firmas especializadas en carga aerea.

Relacionados