EEUU RETOMA EL TRAFICO AEREO

Las más importantes aerolíneas  de Estados Unidos confirman que las reservas de viajes han comenzado a llegar de nuevo y las cancelaciones se han reducido. Si bien las compañías aéreas están comenzando a ver un aumento en la demanda a medida que se acerca la temporada de verano, la recuperación total pareciera estar aún muy distante.

Southwest Airlines informa que las nuevas reservas ahora están superando las cancelaciones, lo que indica un punto de inflexión. Sus planes contemplan reducir su capacidad hasta un 55% en junio respecto al mismo mes del año pasado, con una ocupación estimada de entre un 35% y un 45%. El presidente de American Airlines, Robert Isom, asegura, por su parte, que la aerolínea redujo su capacidad en un 80% para abril y mayo y que están operando  a un 35% de ocupación frente a un 15% en abril.

United Airlines comunica que ha llegado  una mejora moderada en la demanda de viajes dentro de los Estados Unidos y algunos destinos internacionales en el resto del segundo trimestre. La compañía  está reduciendo la capacidad un 75% en julio respecto al año anterior, en comparación con una reducción anual del 90% prevista para mayo y junio. Asimismo,  Delta reconoció un aumento en reservas nacionales  en junio y julio, y que las ventas netas aumentaron “modestamente en comparación con nuestro pronóstico conservador”, según el Director Financiero Paul Jacobson. La transportadora  planea incrementar las operaciones  internacionales el próximo mes, incluidos algunos vuelos a Shanghai.

Los ejecutivos de las aerolíneas mencionan  que las preocupaciones sobre el virus no son el único obstáculo para que muchos pasajeros  regresen  a bordo. Las atracciones turísticas como Disney World, los restaurantes y hoteles también deben estar abiertas para que haya demanda. Como se recordará, las principales aerolíneas estadounidenses han recibido US$ 25 mil millones en ayuda federal contra el Coronavirus, lo que les inhabilita a despedir trabajadores hasta el 30 de septiembre 2020. Pero debido a la floja  demanda, los ejecutivos han comenzado a advertir que esperan transformarse  en aerolíneas más pequeñas por lo que han instado a sus empleados a tomarse licencias voluntarias o jubilaciones anticipadas, además de una importante reducción de sus gastos y una notable  disminución de sus flotas de aviones. (Luis Piñeiro)

Relacionados