El Covid-19 y el 737 MAX llevan a pérdidas los resultados de Boeing del primer trimestre

Boeing ha publicado unos ingresos del primer trimestre de 16.900 millones de dólares, pérdidas por acción (según PCGA) de 1,11 dólares y pérdidas por acción recurrentes (no-PCGA) de 1,70 dólares, lo que refleja principalmente el impacto del COVID-19 y de la suspensión temporal del 737 MAX.

Boeing registró un flujo de caja operativo de 4.300 millones de dólares. Los resultados del periodo han sido atribuidos directamente a  la pandemia de COVID-19 “que ha afectado todos los aspectos de la actividad, incluida la demanda de los clientes de las aerolíneas, la continuidad de la producción y la estabilidad de la cadena de suministro”, según David Calhoun, Presidente y Consejero Delegado de Boeing.

A medida que la pandemia sigue reduciendo el tráfico aéreo de pasajeros, Boeing prevé un impacto significativo en la demanda de nuevos aviones comerciales y servicios, y las aerolíneas están retrasando las compras de nuevos aviones, ralentizando los programas de entrega y posponiendo el mantenimiento no esencial. Para adaptar la actividad a la nueva realidad del mercado, Boeing está tomando distintas medidas, entre otras la reducción del ritmo de producción de aviones comerciales.

Asimismo, la compañía ha anunciado una reestructuración interna de la cúpula de dirección y de la organización para racionalizar los papeles y las responsabilidades, y prevé reducir el número general de personal con un programa de bajas voluntarias y otras medidas adicionales en la plantilla según sea necesario. Boeing también ha tomado medidas para gestionar la liquidez a corto plazo, ya que ha dispuesto de fondos procedentes de una línea de crédito a plazo; ha reducido los gastos operativos y los gastos no obligatorios; ha ampliado la suspensión temporal de la recompra de acciones y ha suspendido el reparto de dividendos hasta nuevo aviso; ha reducido o pospuesto las inversiones y el gasto en I+D; y ha eliminado la remuneración del Consejero Delegado y Presidente durante un año.

El acceso a liquidez adicional será fundamental para que Boeing y el sector de fabricación aeroespacial lleguen a la recuperación, y la compañía está examinando activamente todas las opciones disponibles. Boeing cree que podrá obtener suficiente liquidez para financiar sus operaciones. “Si bien el COVID-19 suma presiones sin precedentes a nuestras actividades, seguimos confiando en nuestro futuro a largo plazo”, dijo Calhoun. “Continuamos apoyando a nuestros clientes de defensa en sus misiones críticas de seguridad nacional. Avanzamos hacia el retorno al servicio del 737 MAX con todas las garantías, y estamos impulsando la seguridad, la calidad y la excelencia operativa en todo lo que hacemos todos los días. Los viajes aéreos siempre se han mostrado resistentes en el pasado, nuestra cartera de productos y tecnología está bien posicionada, y estamos seguros de que saldremos de la crisis y prosperaremos nuevamente como líderes de nuestro sector”.

El flujo de caja operativo del trimestre, que se situó en 4.300 millones de dólares, reflejó principalmente el impacto de la suspensión temporal del 737 MAX y del COVID-19, además del calendario de cobros y pagos El saldo de tesorería e inversiones en instrumentos negociables asciende a 15.500 millones de dólares, frente a los 10.000 millones de dólares registrados a comienzos del trimestre, principalmente por el aumento del saldo de endeudamiento. El endeudamiento se elevaba a 27.300 millones de dólares al principio del trimestre,  principalmente por la disposición de una línea de crédito, que se compensó parcialmente con la amortización de deuda. La cartera de la compañía se elevaba a 439.000 millones de dólares al cierre del trimestre.

Resultados por unidad de negocio:

Commercial Airplanes

Los ingresos de la división de Commercial Airplanes en el primer trimestre se elevaron a 6.200 millones de dólares por el menor volumen de entregas a causa de la suspensión del 737 MAX y el efecto del COVID-19 (Cuadro 4). El margen operativo disminuyó a (33,3) por ciento en el primer trimestre  debido al menor volumen de entregas, el registro de 797 millones de dólares de costes extraordinarios de producción por la suspensión temporal de la fabricación del 737 MAX, un cargo de 336 millones de dólares relacionado con el coste de  reparación del componente de montaje del bastidor del 737 Next Generation (el llamado “tenedor de aceitunas”), la reducción de márgenes atribuible principalmente al COVID-19, y el registro de costes extraordinarios de producción por importe de 137 millones de dólares por la suspensión temporal de actividades en Puget Sound a causa del COVID-19.

El COVID-19 ha tenido un efecto negativo sobre el programa del 737 al frenar el aumento previsto del ritmo de producción a causa de la incertidumbre que rodea el sector de las líneas aéreas. Para reflejar el efecto del COVID-19 en el entorno de la demanda, la producción de aviones 737 MAX se reanudará a un ritmo más bajo en 2020 a medida que se tenga mayor visibilidad sobre el calendario y las condiciones de su vuelta al servicio, y aumentará gradualmente hasta 31 unidades mensuales en 2021, con aumentos graduales adicionales según la demanda del mercado. La estimación de los costes de producción extraordinarios por la suspensión temporal de la producción del 737 MAX ha aumentado en aproximadamente 1.000 millones de dólares por la actualización de los supuestos sobre el ritmo de producción, lo que eleva el total estimado hasta aproximadamente 5.000 millones de dólares.

No ha habido un cambio significativo en las estimaciones de descuentos potenciales y otras contraprestaciones a los clientes relacionados con la suspensión temporal del 737 MAX. La división de Commercial Airplanes ha actualizado sus previsiones del ritmo de producción para reflejar el efecto del COVID-19 en sus operaciones y en las perspectivas de demanda, y las seguirá actualizando de un modo continuo. El ritmo de producción del 787 se reducirá desde 14 unidades mensuales hasta 10 mensuales en 2020, para luego pasar paulatinamente a 7 unidades mensuales para 2022. El ritmo de producción combinado del 777 y 777X se reducirá hasta 3 unidades mensuales en 2021. Las previsiones para el ritmo de producción del 767 y del 747 permanecen inalteradas en este momento. La división de Commercial Airplanes entregó 50 aviones durante el trimestre, incluidas 29 unidades del 787. Asimismo, la división sumó un pedido de doce aviones 787 para All Nippon Airways y la fábrica de Carolina del Sur produjo el milésimo 787. La cartera de pedidos de Commercial Airplanes incluye más de 5.000 aviones por un valor de 352.000 millones de dólares.

Defense, Space & Security

La división de Defense, Space & Security registró una disminución de los ingresos hasta los 6.000 millones de dólares en el primer trimestre, principalmente por una dotación relacionada con el avión cisterna KC-46A Tanker (Cuadro 5). El margen operativo del primer trimestre disminuyó hasta el (3,2) por ciento, principalmente por una dotación por importe de 827 millones de dólares antes de impuestos relacionada con el avión cisterna KC-46A Tanker, de los que 551 millones de dólares son atribuibles a los costes asociados con el acuerdo firmado en abril con las Fuerzas Aéreas estadounidenses para el desarrollo y la integración de un nuevo Sistema de Visión Remota; los costes restantes reflejan ineficiencias de producción y la disrupción de la producción por el COVID-19. También otros programas se vieron afectados por el COVID-19, lo que mermó aún más el margen en el trimestre.

Durante el trimestre, Defense, Space & Security recibió un contrato para 18 aviones de patrulla marítima P-8A Poseidon, y un contrato para desarrollar un prototipo del SB>1 DEFIANT™ para el programa Future Long Range Assault Aircraft del ejército estadounidense. Asimismo, Defense, Space & Security completó la revisión del diseño del sistema del MQ-25. La cartera de pedidos de la división de Defense, Space & Security asciende a 64.000 millones de dólares, de los cuales el 28 por ciento corresponde a pedidos de clientes internacionales.

 Global Services

Los ingresos de Global Services en el primer trimestre ascienden a 4.600 millones de dólares, lo que refleja un mayor volumen de servicios a administraciones públicas, compensado en gran medida por un menor volumen de servicios comerciales a causa del COVID-19. (Cuadro 6). El margen operativo aumentó hasta el 15,3 por ciento en el primer trimestre, principalmente por el comportamiento favorable del segmento de servicios a administraciones públicas.

Durante el trimestre, Global Services consiguió la modificación del contrato con la Armada estadounidense y el gobierno australiano para servicios de logística integrados y activación de emplazamientos relacionados con el P-8A, además de un contrato de logística, componentes y mantenimiento para el parque de helicópteros AH-64 Apache del ejército estadounidense.

En el Salón Aeronáutico de Singapur, Global Services anunció varios contratos para el suministro de consumibles y servicios, así como contratos de soluciones digitales con diversas aerolíneas de la región Asia-Pacífico. Información financiera adicional.

Al cierre del trimestre, la cartera neta de Boeing Capital se elevaba a 2.200 millones de dólares. Los ingresos procedentes de las otras partidas sin asignar y las eliminaciones aumentaron fundamentalmente por el calendario de eliminaciones de las ventas de aviones dentro del Grupo. El cambio de los beneficios procedentes de otras partidas sin asignar y eliminaciones se debe principalmente a un menor gasto de remuneraciones plurianuales y al registro en el primer trimestre de 2019 de un ajuste por valoración de financiación a clientes. Los gastos por intereses y relacionados con el endeudamiento aumentaron por el mayor saldo de deuda. El tipo impositivo efectivo del primer trimestre refleja un efecto fiscal positivo por la compensación retroactiva en 5 años de las pérdidas operativas bajo la ley CARES de medidas económicas especiales relacionados con el COVID-19 así como por el efecto de las pérdidas antes de impuestos.

Relacionados