La Fuerza Aérea argentina dio de baja uno de los últimos birreactores Fokker F28 en servicio del mundo

La Fuerza Aérea Argentina (FAA) retiró del servicio el último avión de transporte Fokker F28 (matriculado como TC-53, con número de serie 11070, que voló por primera vez en 1970) que estaba en vuelo de los seis adquiridos hace 45 años, con un final adelantado por el hallazgo de fisuras en un ala. En total se fabricaron 241 ejemplares de este birreactor comercial entre 1967 y 1987, que ha tenido varios operadores militares (Bolivia, Colombia, Costa de Marfil, Ecuador, Filipinas Gabón, Ghana, Holanda, Indonesia, Malasia, Perú y Togo). Aparentemente sólo queda un operador comercial, la kenyata FlySAX, con un ejemplar que ni siquiera está claro que esté en servicio. En su día Iberia utilizó 3 para formación de tripulaciones y transporte de mercancías entre 1970 y 1974, uno de los cuales sufrió un accidente en Bilbao en 1972.

Su remplazo es muy complicado en medio de situación económica y política de la nación, pese a lo cual el Ministerio de Defensa apoya la compra o alquiler de 2 Airbus Defense and Space C295 en una operación gestionada a través de la OACI (Organización de la Aviación Civil Internacional), asunto que está pendiente de la aprobación por el Ministerio de Economía y de la Presidencia de la República. Las opciones de reemplazo apuntaban ya a una aeronave con capacidad de despegar y aterrizar en distancias reducidas, operar en pistas no preparadas, con versatilidad para ser configurado para transportar pasajeros, carga, tropas pertrechadas; evacuación sanitaria; lanzamiento de paracaidistas y de carga. A esas cualidades operativas el mandato de la Ley de Compre Argentino y Desarrollo de Proveedores promulgada por la gestión Cambiemos establece que, ante una compra a proveedores extranjeros u otra contratación mayor de un bien.

Se alcanzarán acuerdos de cooperación con firmas locales para transferir tecnología, bienes o servicios vinculados al contrato. La Jefatura sostiene que es una medida de coyuntura para recuperar la capacidad de transporte mediano. El apuro por cubrir la baja del F28 debería estar en concordancia con la política estratégica de alianzas del país es resorte de las autoridades de Defensa. El Ministerio de Defensa ha firmado actas de cooperación técnica militar y de producción para la defensa con diversos países. En 2011, una Declaración Conjunta estableció la Alianza Estratégica en la Industria Aeronáutica entre Argentina y Brasil.

La Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) es socio de riesgo de Embraer en la producción de partes del KC-390. Desde 2012 produce seis componentes, entre ellos una sección de la compuerta trasera, las puertas protectoras del tren de aterrizaje delantero y el cono de cola. Un Memorando de Entendimiento firmado entre los ministerios de Defensa en el Gobierno anterior expresa la intención de adquirir 6 de esos birreactores de transporte táctico. Parte del mantenimiento podría efectuarse en el país previa negociación con Embraer, sujeta a la legislación del Compre Argentino, amén de acordar financiación con el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (BNDES). En relación al TC-53, en una inspección de rutina los mecánicos de la Base Aérea de El Palomar descubrieron casi una grieta en la raíz de un plano, que compromete gravemente la seguridad del vuelo, lo cual que dejó en tierra de manera anticipada y definitiva esta aeronave, que se utilizaba en tareas de transporte táctico.

Cumplía operaciones de traslado de funcionarios del Gobierno nacional, pasajeros de la FAA, carga, vuelos monedero (de transporte de dinero a bancos oficiales del interior del país), evacuación médica y otras. Tenía fugas persistentes de combustible por el ala derecha, que meticulosamente sellaban desde el exterior del plano, maniobra que no todos aceptaban como válida y segura. El Alto Mando de la Fuerza Aérea quiere que Highlander; como le bautizaron, se despida con un vuelo ceremonial antes de su desprogramación, al igual que se hizo en noviembre de 2016 con el último Fokker F27 al servicio de LADE (Líneas Aéreas del Estado), que unió ciudades patagónicas en un recorrido de 11.000 km. hasta su arribo final a la II Brigada Aérea de Paraná. En varias lugares del Edificio Cóndor, sede de la Jefatura de la Fuerza, hay opiniones contrarias a esa iniciativa, que tildan de temeraria y arriesgada.

Fotografía: El T-53 era uno de los últimos F28 del mundo que operaba.

Relacionados