Lufthansa deja en tierra su Junkers Ju-52

La aerolínea alemana Lufthansa anunció su intención de dejar de volar, a través de la fundación Deutsche Lufthansa Berlin-Stifung, el trimotor Junkers Ju-52 de 83 años de edad que posee, por sus altos costes de mantenimiento. El último vuelo de este avión histórico avión tuvo lugar agosto del año pasado y desde entonces se ha sometido a reparaciones. Ese mismo mes se produjo un desgraciado accidente en Suiza con otro ejemplar del mismo modelo Ju-52 operado por Ju-Air, que se cobró la vida de 20 personas, motivo que también ha pesado en la decisión tomada. Lufthansa ha anunciado que a los elevados costes de mantenimiento se suma la falta de potencial para hacer rentable el aparato. Este Ju-52 fue adquirido en Estados Unidos en 1984 por el equivalente a 306.775.29 euros y fue restaurado y engalanado con los colores que eran habituales en estos aparatos cuando operaban en la década de los treinta, época en que comenzó sus servicios para Lufthansa y que se extenderían a los años sesenta.

El aparato había sido construido en 1936 y recibió la matrícula D-AQUÍ, siendo puesto al día y empleado por la fundación en eventos especiales, pero la dificultad para encontrar repuestos y los altos costes de mantenimiento derivados han sugerido a la empresa dejar de operarlo. De fabricación alemana, tiene una capacidad para 3 tripulantes y 20 pasajeros. Se trata de un avión de transporte, que utilizado ocasionalmente como bombardero en la Guerra Civil Española. No solo estuvo presente en todas las operaciones bélicas alemanas de la II Guerra Mundial, sino que también participó en algunas de las de la posguerra. El proyecto se remonta a 1927 y el prototipo voló por primera vez como monomotor el 13 de octubre de 1930. Al año siguiente, el equipo de diseño de Junkers, encabezado por el ingeniero Ernst Zindel, comenzó a evaluar y a trabajar en la adaptación de otros dos motores.

La séptima célula fue extraída de la cadena de montaje y convertida en el prototipo del Ju-52/3m, propulsado con tres Pratt & Whitney “Hornet” de 550 CV y realizó su vuelo inaugural en abril de 1931. Las prestaciones fueron tan marcadamente superiores a las de la versión monomotor, que se decidió suspender la producción de esta. El primer comprador fue Lloyd Aéreo Boliviano, que recibió 7 ejemplares a partir de 1932. Estaba disponible tanto con tren de aterrizaje de ruedas como de flotadores (comprada por la finlandesa Aero O/Y y la sueca AB Aerotranport. La evaluación del potencial militar de este aparato por parte de la entonces clandestina Luftwaffe condujo a la construcción de una versión de bombardero provisional, la Ju-52/3mge y posteriormente a un mejorado Ju-52/3mg3e. Al estallar la Guerra Civil Española, se convirtió desde el principio en uno de los principales protagonistas.

El aparato de Lufthansa matriculado D-APOK, que cubría la línea regular Bathurst-Villa Cisneros-Las Palmas, fue requisado por los sublevados en Gando el 20 de julio y utilizado para transportar a Alemania a la comisión que conseguiría la ayuda militar. Ocho días después llegaría el primero de los 20 Ju-52/3m. Entre sus primeras misiones destaca el primer puente aéreo de la historia, al transportar desde aeródromos del Protectorado Español de Marruecos a cerca de 14 000 hombres y unas 500 ton. de material de guerra durante los cuatro meses que duraría la operación. En total 63 aparatos volaron en España hasta el fin de las hostilidades. Fue modelo básico para el transporte de tropas, operaciones de control nocturno y lanzamiento de paracaidistas en PoloniaNoruegaBélgicaHolandaCreta, Norte de África y el frente del Este.

La sustitución de las pérdidas en combate fue posible gracias a la apertura de una nueva cadena de producción en la factoría francesa de Amiot de Colombes. El primer aparato salido de esta nueva fuente fue aceptado en junio de 1942. También la compañía PIRT de Budapest realizó el montaje de 26 con componentes llevados de Alemania. El día de la victoria aliada sólo unos 50 ejemplares de los 4.845 construidos permanecían en estado operativo. El principal usuario de posguerra fue Francia, con casi 400 ejemplares construidos entre 1945 y 1947 por Ateliers Aéronautiques de Colombes (anteriormente Avions Amiot), con la designación AAC-1 “Toucan”, de los que 85 prestaron servicios comerciales en la posguerra con Air France y otras muchas líneas aéreas galas, así como en el Armée de l´Air y la Aéronavale, y fue empleado en misiones de transporte y lanzamiento de paracaidistas en Argelia e Indochina.

En España, CASA (Construcciones Aeronáuticas, S.A.) –actualmente integrada en Airbus- adquirió su licencia en 1942 y fabricó 170 ejemplares entre 1936 y 1952 para el Ejército del Aire como C-352L y la designación militar T.2, con motores ENMASA “Beta E9C” de 750 CV (BMW 132 también bajo licencia). El primer ejemplar realizó su primer vuelo en 1944 e intervinieron activamente en la guerra de Ifni en 1957-58. Estuvo en servicio en países como Colombia, China y Sudáfrica. Iberia utilizó también un pequeño número y 10 fueron reconstruidos en Gran Bretaña y entraron en servicio con BEA en las postrimerías de 1946. Los últimos ejemplares militares en estado operativo de que se tiene noticia fueron 3 Ju 52/mg4e de la Fuerza Aérea suiza, los 2 fúltimosdados de baja en 1983.

Fotos: El Junkers Ju-52 de Lufthansa retirado ahora del servicio (Deutsche Lufthansa Berlin-Stifung)

Relacionados