Air France cede sus vuelos en Madrid a su filial Joon

Air France, presente en Madrid desde hace 70 años, confía a su nueva filial Joon, que empezó a operar en diciembre de 2017 con costes más bajos, el reto de recuperar la rentabilidad en su ruta entre París y la capital de España (seis frecuencias diarias) a partir de la próxima primavera, como ya hizo en 2017 en Barcelona, despidiéndose la marca de la matriz de Barajas. Siete décadas después de iniciar sus operaciones en la capital española -meses antes lo había hecho en El Prat-, la marca Air France dirá adiós a Barajas. Para Boris Darceaux, director general de Air France-KLM para España y Portugal, el giro estratégico se basa en a quién se enfrenta y dónde necesita adaptar tu modelo de costes y precisa ser más competitivos en Madrid para crecer de forma rentable en el futuro. Joon opera con pilotos de Air France pero con sus propios tripulantes de cabina de pasajeros y tiene diferencia en el servicio, con bebidas gratis, pero no la comida, excepto en la clase ejecutiva, en la que no hay ningún cambio.

El 60 por ciento de los pasajeros que viajan con Air France de la capital española a la francesa conecta con otros vuelos, siendo en Barcelona la cifra ligeramente superior; y el 28 por ciento de los clientes que transporta la compañía de España a Francia viaja por negocios. Los rivales de la francesa en el corredor entre Madrid y París/“Charles de Gaulle” son Easyjet, Iberia Express y Vueling, las tres de bajos costes. Air Europa –su aliado y miembro como la francesa de Skyteam- e Iberia operan a Orly, al igual Transavia, la filial de bajos costes de Air France-KLM . Darceaux apunta que «nos estamos adaptando a un escenario que no es nuevo; pues hace tiempo que España se convirtió en un mercado atractivo para el “low cost”, sobre todo, en los vuelos de largo radio, como han demostrado Norwegian y Level».

El directivo, que llegó a Air France-KLM en 1999 y ha trabajado en distintos países europeos antes -su último puesto fue como responsable de Bélgica y Luxemburgo-, afirma que «la red europea de Air France aún es deficitaria». Para recuperar la rentabilidad, la compañía ha implementado cambios operativos y de precios y ahora su esperanza es Joon, junto al incremento de los ingresos y la mayor utilización de la flota. Joon tiene un modelo que se asemeja al de Iberia Express que al de Ryanair o EasyJet, pero tiene limitado su crecimiento a 28 aviones (10 de ellos de largo alcance) hasta 2020. Actualmente tiene 15 (4 de largo radio) y desde que se fundó hasta septiembre, ha transportado más de 2 millones de pasajeros, volando a 14 destinos, a los que se sumarán Quito, Saint Martin, Estocolmo y Praga, entre otros, en 2019. La marca Air France seguirá presente en otros aeropuertos españoles, donde espera cerrar el año con 3,6 millones de viajeros, dato similar al de 2017.

Fotografía: Airbus A320 de Joon.

Relacionados