La liquidación final de los bienes de Alas Uruguay apenas cubrirá su deuda

Cajas de herramientas, carros de catering (en gran parte provenientes de Pluna), mamparas de taller, estanterías, numeroso mobiliario y útiles de oficina: escritorios y sillas de diferentes modelos y tamaños, computadoras e impresoras, armarios, equipos de comunicaciones y numerosos repuestos de Boeing 737  integran la masa final de bienes que serán rematados el próximo 28 de junio judicialmente para poder concluir el proceso de liquidación de la ex aerolínea sindical uruguaya Alas Uruguay.

Voló por escasos meses durante 2016, tras un préstamo de poco más de 15 millones de dólares y otras facilidades hacia los ex gremialistas de la extinta aerolínea Pluna (clausurada intempestivamente en julio de 2012, tras diversos problemas societarios, contables y una feroz interna política dentro del oficialismo uruguayo), luego de casi 4 años de seguro de desempleo cubierto por el Estado, casi todo durante el gobierno de José Mújica, quien decidió el otrogamiento del préstamo concedido durante el primer semestre del la administración entrante, de Tabaré Vázquez, en su mayoría.

Con escasas rutas hacia Asunción y Buenos Aires, desde Montevideo y Punta del Este, arrendando a un leasing considerado muy costoso algunos Boeing 737/300, mayoritariamente oriundos de una firma ucraniana, con campañas publicitarias caras y erráticas y gastos administrativos excesivos (incluidos los salariales), Alas Uruguay voló unos 8 meses, registrando pérdidas de casi 24 millones de dólares, sin mayores garantías significativas para su devolución, incluida la presente subasta. (Javier Bonilla)

Relacionados