ITP confirma su Plan Estratégico tras la adquisición por Rolls-Royce

Tras la aprobación del Gobierno español de la adquisición del 53,1 por ciento del accionariado restante en ITP, previamente propiedad de Sener, la empresa española pasa a formar parte de Rolls-Royce. El estaturo de ITP Aero como entidad corporativa dentro de ese grupo, garantiza un grado de autonomía organizativa que le permite cumplir con todos sus acuerdos comerciales, al mismo tiempo que cumple los estándares de Gobierno y cumplimiento ético del motorista británico. Como resultado del cambio accionarial, el Consejo de ITP Aero, que engloba a todas las filiales y unidades de negocio de la compañía, unificándolas bajo la misma denominación comercial, estará constituido por un grupo de directivos de Rolls-Royce y de personas independientes, entre los que destacan Alberto García Erauzkin y Josep Piqué, nuevo presidente.

Como parte de Rolls-Royce, la compañía, de diseño y producción de componentes de motores aeronáuticos basada en Zamudio (Vizcaya), mantendrá una estrategia multiproducto segmentada por áreas de mercado. También seguirá dando servicio a su amplia cartera de clientes actuales, que incluye aviones comerciales de pasillo único y doble, regionales y de negocios. Como ya se comunicó en el despliegue de su actual Plan Estratégico ITP 2020, invertirá 400 millones de euros durante los próximos años en el programa de crecimiento industrial de la compañía, de cara a aumentar la capacidad productiva en la planta principal de Zamudio y en una segunda de fundición en Sestao, entre otras. La inversión continuada en investigación y tecnología fortalecerá su perfil como socio tecnológico clave de Rolls-Royce y de sus otros clientes.

ITP Aero es en la actualidad, un socio importante para el desarrollo del motor “UltraFan” de Rolls-Royce, que ofrecerá una mejora del 25 por ciento en eficiencia de combustible respecto a la primera generación de “Trent”. La española seguirá contribuyendo activamente a este programa en el futuro, mediante el desarrollo de capacidades en operaciones digitales, tales como diseño, simulación e industria 4.0. La empresa continuará participando como socio en los principales consorcios europeos de Defensa, así como proveyendo servicios de mantenimiento en una amplia variedad de motores, incluyendo los servicios que presta a las Fuerzas Armadas españolas, un cliente clave en su historia de éxito. Asimismo, continuará siendo la empresa nacional de referencia de motores de defensa para los programas actuales y futuros, así como de soporte en servicio de la flota española. Opera en seis países.

Relacionados