EasyJet asumirá hasta 25 aviones de Air Berlin

La británica EasyJet llegó a un acuerdo con los administradores de la alemana Air Berlin para alquilar 24 de sus A320, sujeto a la aprobación del comité de acreedores, los gestores de la insolvencia y de la Comisión Europea. Si se ejecuta en diciembre, planea reclutar a un millar de nuevos empleados, convirtiendo a Berlín/Tegel en una base principal de sus aviones de la familia A320, asumiendo también parte de sus franjas horarias de operación (slots). Una negociación similar con la también germana Condor para una operación similar, aunque de menor tamaño, no finalizó satisfactoriamente. Por su parte, el Grupo Lufthansa ha garantizado unos 1.300 empleos al adquirir aviones de Air Berlin, que podrán solicitar un empleo en su filial de bajso costes Eurowings. La quebrada hizo hincapié en que se ha encontrado un solución para el 80 por ciento de los empleados, pero se quedan sin él los 45 que quedaban en España, la mayoría en la central telefónica de Palma.

Por otro lado, un consorcio alemán formado por la empresa de mantenimiento, reparaciones y grandes revisiones, o MRO (Maintenance, Repair and Overhaul), Nayak y la de logística Zeitfracht compró la filial Airberlin Technik )con bases en tres aeropuertos de Alemania y mantenimiento de línea en otros once lugares de Europa), con el objetivo de mantener 300 empleados, mientras los otros 550 pasarán a una firma de propósito especial de transición, de la que cobrarán hasta que tengan un nuevo trabajo. Air Berlin, que suspendió sus operaciones el 27 de octubre, operaba 62 aeronaves. La compañía voló durante 38 años y medio de servicios y la última vez fue entre Munich y Berlín/Tegel, dejando de realizar 250 vuelos diarios, que sólo serán cubiertos parcialmente por Lufthansa. Su primer vuelo tuvo lugar el 28 de abril de 1979 y trasladó a 178 pasajeros de Berlín a Palma de Mallorca a bordo de un Boeing 707.

Se había declarado en bancarrota en el mes de agosto después de que el principal accionista, Etihad Airways, se negase a seguir aportando fondos. La que fuera la segunda mayor aerolínea germana empleaba a cerca de 8.000 trabajadores, de ellos 1.500 solo en Berlín, y llegó a contar con una flota de 140 aviones, además de otros activos. Recibió para esta etapa final un crédito de 150 millones del Gobierno Federal para mantener sus operaciones, mientras negociaba la venta de sus activos, aunque cerrando la puerta a una fusión con Lufthansa. Varios empresarios, entre ellos Niki Lauda –ex piloto de Fórmula 1 y fundador de la filial Niki— mostraron su interés, junto a algunas aerolíneas como Ryanair, que finalmente decidió retirarse de la puja; Condor, filial de Thomas Cook; e incluso IAG, propietario de British, Aer Lingus, Iberia, Vueling, Iberia Express y Vueling.

Tras analizar las ofertas, se fijó un plazo para negociar con Lufthansa y la ‘low cost’ británica, cuyos términos no se han dado a conocer. La primera cerró un acuerdo el 13 de octubre para hacerse con la mayor parte de sus activos por unos 210 millones de euros, operación sujeta a la aprobación de los organismos de competencia. Además, anunció que espera invertir unos 1.500 millones y contratará a 3.000 de los 8.000 empleados. En concreto, selló la adquisición de 81 de los cerca de 130 aviones de la flota de Air Berlin, la absorción de la filial austriaca Niki y de la regional LGW (Luftfahrtgesellschaft Walter) y los 38 aviones que ya tiene arrendados. Por otro lado, Air Berlin ha vendido su filial Leisure Cargo a Zeitfracht-Gruppe, con sede en Berlín, que se quedará con sus 60 empleados.

Fotografía:  Airbus A320-214 de Air Berlin.

Relacionados