Vuelo inaugural del C919 chino

El prototipo del birreactor chino C919, el primer gran avión de pasajeros desarrollado y producido en este país, ya vuela y supone un hito para COMAC (Commercial Aircraft Corporation of China), con sede en Shanghai, que pretende competir con los Boeing 737 y Airbus A320. Es un símbolo clave de las ambiciones de la nación asiática de penetrar en un mercado de aviones estimado en 2 billones de dólares en los próximos 20 años. El vuelo inaugural había sido pospuesto por lo menos dos veces desde 2014 debido a problemas de producción. China Eastern Airlines es el cliente de lanzamiento del avión que, según COMAC, ya recibió 570 pedidos de 23 clientes. No obstante, se enfrenta ahora a un largo y complicado proceso de certificación, necesario para convencer a los potenciales compradores extranjeros, entre los que deberá ganar en credibilidad.

CFM International, una empresa conjunta entre la norteamericana General Electric y la francesa Safran, suministra los motores y otros proveedores extranjeros son Honeywell International, filial de United Technologies, Rockwell Collins y una división de Parker-Hannifin. COMAC ya construyó el pequeño avión regional bimotor ARJ-21, de entre 79 y 90 asientos, y tardó seis años en obtener su homologación por las autoridades chinas, hasta finales de 2014, empezando ahora a comercializarlo. No obstante, hasta el momento no ha conseguido obtener la luz verde de la FAA (Federal Aviation Administration) estadounidense, quedando relegado así a vuelos internos en China o de países no regulados por autoridades aeronáuticas occidentales. Además, la ausencia de una red internacional de servicio posventa y de mantenimiento podría ir en detrimento de COMAC.

Fotografía: El prototipo del C919.

Relacionados