El copiloto del vuelo de Germawings estrelló deliberadamente la aeronave en los Alpes

Así lo ha confirmado la Fiscalía francesa al frente de la investigación del  accidente del vuelo GWI9525 que se ha cobrado 150 vidas. Andreas Lubitz, estaba vivo y consciente en el momento del impacto, accionó los mandos de descenso deliberadamente al encontrase solo en la cabina y no dejó entrar al piloto, que se hallaba fuera, bloqueando la puerta para impedirle el acceso. «Los gritos de los pasajeros solo se oyeron en el último momento», ha añadido el fiscal.

Las cajas negras registraron una respiración normal por parte del copiloto, lo que descartaría que hubiera sufrido un desvanecimiento o infarto a los mandos del aparato, dando por probada la Fiscalía la “voluntad de estrellar el avión” de Andreas Lubitz.  Con 630 horas de vuelo, Lubitz era ciudadano alemán, de 28 años, soltero, y se había formado  en la escuela de vuelo de Lufthansa en Bremen. Trabajaba para Germanwings desde septiembre de 2013. La autopsia psicológica del copiloto tratará  ahora de esclarecer algún motivo que justifique este proceder, su estado anímico o posible vinculación a alguna corriente ideológica que explique lo que, hasta el momento, es un acto de suicidio que se ha cobrado 150 vidas.

Fotografía:
·El Airbus 320 siniestrado de la compañía Germanwings registrado con la matrícula D-AIPX.

Relacionados