BQB desmiente aterrizaje de emergencia en Punta del Este

La aerolínea uruguaya ha desmentido oficialmente la posibilidad de haber realizado un aterrizaje de emergencia en Punta del Este ante un sobrecalentamiento de un motor, hecho que ha sido divulgado extensamente por la prensa uruguaya, inclusive citando esta de una forma definida prácticamente como infidente a la autoridad aeronáutica respecto a supuestos antecedentes anteriores similares no comunicados jerárquicamente.

De idéntica manera, la semana pasada, un medio digital, otro impreso y otro televisivo, nuevamente citando expedientes y fuentes gubernamentales, resucitaron , de una manera muy llamativa, un problema con un  tail strike parcial y muy leve- que no llegó más que a un roce del tail bumper, dispositivo  ubicado en la parte trasera del fuselaje para evitar daños mayores si esto sucede- acaecido en 2011 con un tripulante en instrucción,y no con un piloto  titular como publicaron estos órganos, en posesión de aparente documentacion oficial de la propia Junta de Infracciones Aeronáuticas, lo que causó profundas molestias en el medio aerocomercial local.

En los últimos 25 días se ha registrado, con estímulos gubernamentales, una gran campaña periodística contra los diversos  operadores de aviación privada en Uruguay, con la varias veces, según observadores,  denunciada intención de mostrar como «necesario e imprescindible» el surgimiento de Alas- U, la línea aérea que, con dinero público y certificaciones inciertas, conformarían los gremialistas de la ex Pluna, clausurada en 2012, a instancias presidenciales. Esta posible y dudosa nueva empresa, hoy estimulada electoralmente, incluso hará mañana un brindis de pre-inauguración (sin aviones, rutas u homologaciones) con la presencia del mandatario uruguayo, José Mujica y su gabinete, que incluso horas antes de esta instancia logró el sobreseimiento de los funcionarios oficiales procesados por el escándalo Pluna, lo que, de un modo u otro, pesará en los próximos comicios del 26 de octubre.

BQB ultimamente también ha tenido dificultades inéditas para certificar aeronaves consagradas en todo el mundo como el A-319, inclusive con la no muy lógica inspección de técnicos uruguayos- generalmente sin curriculum para un análisis de este nivel- de las mismísimas instalaciones de Airbus en Europa, tal como hace pocos años lo tuvo SAS Taxi Aéreo en referencia a un King Air, meses atrás, ejecutivos brasileños respecto a dos Let 410 UVP-E-20 occidentalizados y propiedad de un arrendatario uruguayo,  e inclusive algunos propietarios de aviones privados de cierto volumen están optando por homologarlos en Paraguay, debido a un cúmulo de dificultades burocráticas  y hasta aduaneras.

En este caótico escenario, en el que todo emprendimiento aéreo particular es objeto de ataques de escasa fundamentación técnica y dudosas fuentes, se pretendería  imponer a la opinión pública una suerte de resignación ante la mayoritariamente resistida empresa sindical Alas- U. (Javier Bonilla)

Relacionados

Leave a Comment