El accidente aéreo que ha costado la vida al candidato presidencial Eduardo Campos evidencia constantes problemas de seguridad en la aviación brasileña

La tragedia que segó la vida, prácticamente sobre el centro de la ciudad de Santos, del ex gobernador, ex ministro y candidato presidencial (actualmente con el tercer lugar en las encuestas pre electorales) es una más de las que  de manera más que frecuente se producen en la Aviación General, Ejecutiva o aeromédica de Brasil, sea en aeronaves de ala fija o rotatoria.

En este caso, y por las dimensiones del reactor, un Cessna Citation Excel/XLS+, de 2010 y con menos de 500 horas de vuelo, se contaba con caja negra.  Hallada ésta, junto a los registros de conversaciones del piloto con los controladores aéreos y el testimonio de los vecinos de la populosa zona céntrica donde cayó el jet (que insisten en afirmar que antes del impacto tomó fuego) permitirá a los analistas aeronáuticos llegar a alguna conclusión, no obstante la creciente profusión de accidentes e incidentes en los cielos brasileños comienza a ser preocupante.

La misma se ha incrementado desde que el antiguo  Departamento de Aviación Civil (DAC) fue suplantado -en 2006- por la Administración Nacional de Aviación Civil, un organismo manejado por cuota político-partidaria.

El porcentaje de accidentes del sector supera inclusive al de la aviación agrícola, un rubro que se ha incrementado geométricamente, pese a que esta actividad es potencial y teóricamente más peligrosa, más allá del incremento de la variabilidad climática y el aumento de una flota diversa, que va desde aeronaves a pistón monomotoras hasta sofisticados jets ejecutvos.

Apenas la Aviación Comercial parece huir de estas estadísticas, por el momento, aunque distintos voceros del sector manifiestan una constante y justificada alarma a este respecto en un país que hasta hace  8 o 9 años había logrado una imagen de gran respetabilidad en todas sus estadísticas de seguridad.
En el accidente que abatió a Campos, aún en la emergencia, la pericia del piloto evitó que la aeronave cayera sobre edificios , impactando sobre un terreno contiguo. (Javier Bonilla)

Relacionados

Leave a Comment