Más aviones civiles y menos defensa. Boeing factura 14.800 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2021

Boeing ha publicado unos ingresos de 14.800 millones de dólares en el cuarto trimestre, que reflejan el mayor volumen de aviones comerciales y menores ingresos en defensa. Las pérdidas de (7,02) dólares por acción (PCGA) y las pérdidas recurrentes de (7,69) dólares por acción (no-PCGA) reflejan menores dotaciones y mayor volumen de aviones comerciales (Cuadro 1). Boeing registró un flujo de caja operativo de 700 millones de dólares. Se registraron ingresos de 62.300 millones de dólares, un flujo de caja operativo de 3.400 millones de dólares y efectivo y valores negociables por 16.200 millones de dólares.

Para la empresa el año 2021 ha supuesto una reconstrucción, superando obstáculos y alcanzando hitos clave en las carteras de aviación comercial, defensa y servicios. Aumentaron la producción y las entregas del 737 MAX, y consiguiendo que este modelo volviera al servicio con seguridad en casi todos los mercados del mundo. A medida que la recuperación del mercado de la aviación comercial ganaba velocidad, también registró un sólido número de pedidos comerciales, incluida una cifra récord de ventas de aviones de carga.

Al mostrar el progreso en la recuperación a todos los niveles también volvimos a generar un flujo de caja positivo en el cuarto trimestre», afirmó David Calhoun, Presidente y Consejero Delegado de Boeing. «En el programa 787 estamos avanzando en todos los aspectos para garantizar que todos los aviones que fabricamos se ajustan a nuestras rigurosas especificaciones. Si bien esto afecta a nuestros resultados a corto plazo, consideramos que es el enfoque correcto para generar estabilidad y previsibilidad a largo plazo mientras la demanda se estabiliza. Seguimos centrados en la seguridad y la calidad a lo largo y ancho de la compañía, al tiempo que cumplimos nuestros compromisos con nuestros clientes e invertimos en nuestros empleados y en un futuro sostenible».

El flujo de caja operativo mejoró hasta 700 millones de dólares en el trimestre, lo que refleja el mayor volumen de aviones comerciales, el aumento de cobros adelantados y la reducción de los gastos.

El saldo de tesorería e inversiones en instrumentos negociables se redujo a 16.200 millones de dólares, frente a los 20.000 millones de dólares registrados a comienzos del trimestre, principalmente por la amortización de deuda, compensada en parte por el flujo de caja operativo. El endeudamiento asciende a 58.100 millones de dólares, habiéndose reducido desde 62.400 millones de dólares al principio del trimestre, principalmente por la amortización adelantada de una línea de crédito a plazo y la amortización de deuda en su vencimiento. La cartera de la compañía se elevaba a 377.000 millones de dólares al cierre del trimestre.

Aeronaves Comerciales

Los ingresos de la división de Aeronaves Comerciales aumentaron ligeramente hasta los 4.800 millones de dólares en el cuarto trimestre, principalmente gracias al aumento en las entregas del 737, aunque se vieron parcialmente atenuados por la reducción de entregas de aviones de fuselaje ancho y por un mix menos favorable El margen operativo del cuarto trimestre se vio afectado principalmente por una dotación relacionada con el programa 787.

Boeing sigue avanzando hacia la vuelta al servicio del 737 MAX de forma segura en todo el mundo. En diciembre, la Administración de Aviación Civil de China emitió una Directiva de Aeronavegabilidad en la que especificaba los cambios necesarios en las aerolíneas chinas para preparar la vuelta al servicio de sus flotas. Desde que la FAA aprobara la vuelta al servicio del 737 MAX en noviembre de 2020, se han completado más de 300.000 vuelos comerciales, y la fiabilidad de la flota del 737 MAX sigue por encima del 99 por ciento (a 24 de enero de 2022). El programa 737 actualmente fabrica a un ritmo de 26 unidades al mes, y avanza de cara a conseguir una tasa de producción de 31 unidades al mes para principios de 2022. La compañía está estudiando el momento de aumentar el ritmo aún más.

La compañía sigue realizando labores de reparación en el inventario de aviones 787, y mantiene profundas conversaciones con la FAA sobre las acciones necesarias para reanudar las entregas. En el cuarto trimestre, la compañía determinó que dichas actividades llevarían más tiempo de lo previsto, lo que acarreó nuevos retrasos en las fechas de entrega a los clientes y las correspondientes indemnizaciones. En consecuencia, la división Aviones Comerciales registró una dotación de 3.500 millones de dólares antes de impuestos por el programa 787 (sin movimiento de efectivo). El programa actualmente fabrica a un ritmo muy bajo, y seguirá haciéndolo hasta que se retomen las entregas; se prevé que con el tiempo vuelva a las cinco unidades mensuales. La compañía ahora prevé que los costes extraordinarios del programa 787 aumentarán hasta aproximadamente 2.000 millones de dólares, la mayoría de aquí a finales de 2023, incluidos los 285 millones de dólares registrados en el trimestre.

La división registró 164 pedidos del modelo 737 MAX y 24 cargueros y entregó 99 aviones en el trimestre, y la cartera de pedidos incluye más de 4.200 aviones con un valor de 297.00 millones de dólares.

Defensa, Espacio y Seguridad

Los ingresos de la división de Defense, Space & Security cayeron hasta los 5.900 millones en el cuarto trimestre y el margen operativo bajó hasta el (4,4) por ciento, principalmente por el menor volumen y el comportamiento menos favorable de toda la cartera, incluida una dotación de 402 millones de dólares antes de impuestos por el programa KC-46A Tanker.

Durante el trimestre, la división de Defense, Space & Security se adjudicó un contrato de seis helicópteros MH-47G Block II Chinook para el Mando Aéreo de Operaciones Especiales del ejército estadounidense, la ampliación del contrato de los Servicios de Información para la Logística del Futuro del Ministerio de Defensa del Reino Unido, y un contrato para la modernización del Sistema de Alerta y Control Aerotransportado de la Real Fuerza Aérea Saudí, además de contratos para programas espaciales de terceros. La división también completó las primeras pruebas en portaviones del avión de reabastecimiento no tripulado MQ-25, y comenzó con las pruebas de vuelo del segundo avión autónomo del proyecto Loyal Wingman.

La cartera de pedidos de la división de Defense, Space & Security se eleva a 60.000 millones de dólares, de los cuales el 33 por ciento corresponde a pedidos de clientes internacionales.

Servicios Globales

Los ingresos de Global Services aumentaron a 4.300 millones de dólares en el cuarto trimestre, y el margen operativo en el periodo aumentó hasta el 9,3 por ciento, gracias principalmente al mayor volumen de servicios comerciales y al mix favorable. El margen operativo se vio mermado por un ajuste por valoración de inventario por importe de 220 millones de dólares.

Durante el trimestre, la división se adjudicó un contrato de logística basada en el desempeño del V-22 para el Cuerpo de Marines de EE.UU., y un contrato para la reparación del tren de aterrizaje de F/A-18 para la Armada estadounidense, y fue elegida para proporcionar formación y servicios de apoyo del helicóptero Apache para el Ministerio de Defensa británico. La división también entregó el quincuagésimo carguero convertido 767-300.

Fotografía: Logo de Boeing

Relacionados