Fuerte debate sobre la internacionalización del céntrico aeropuerto Santos Dumont de Río de Janeiro

La ronda de concesiones aeroportuarias planeada por el gobierno federal, que incluye el aeropuerto Santos Dumont, en el corazón urbano de Río de Janeiro, fue motivo de desacuerdo entre los participantes en la sesión de debate temático sobre el tema promovida por el Senado el viernes pasado. Si bien representantes del gobierno y de la aerolínea defendieron el aviso, legisladores y gerentes de diferentes tendencias en la ciudad y el estado de Río de Janeiro solicitaron ajustes a las reglas de concesión.

El senador Carlos Portinho está entre los que defienden la revisión del aviso. Sostiene que, tal como está, con la previsión de ampliar la oferta de vuelos en Santos Dumont, esto podría generar competencia entre ese aeropuerto y el Aeropuerto Internacional Tom Jobim, más conocido como Galeão.

Portinho fue uno de los senadores que solicitó este debate. Declaró que está a favor de la concesión, pero apeló al gobierno federal a revisar el aviso. Para el senador, la propuesta abre lagunas, en una especie de «estafa», en relación a los impactos estructurales, ambientales y de seguridad para incrementar el movimiento de la terminal Santos Dumont – que, según él, podría suceder en detrimento del Aeropuerto de Galeão. .

“Considerando que existe una vocación distinta entre los aeropuertos de Galeão y Santos Dumont, ¿por qué el llamado público no incluye la misma limitación que en el caso del Aeropuerto de Pampulha, en Belo Horizonte, Minas Gerais? Esto podría hacerse precisamente para que no exista competencia predatoria entre aeropuertos de la misma ciudad, ya que, en el Aeropuerto Santos Dumont, se prevé la posibilidad de incluso vuelos internacionales, además de los vuelos domésticos que se han transferido, con mayor volumen, con mayor frecuencia, desde el año 2020 ”, argumentó el senador.

Carlos Portinho presentó como sugerencia a los representantes del gobierno que, para evitar daños logísticos al aeropuerto de Galeão, el aviso tenía una limitación: que solo permitiría vuelos internacionales en Santos Dumont cuando las dos terminales alcancen los 30 millones de pasajeros al año.

Debido a las cortas dimensiones de la pista del aeropuerto céntrico de Río de Janeiro, menor a 1.400 metros y rodeada de importantes obstáculos (el puente Río-Niteroi, diversas edificaciones y el Pan de Azúcar en sus inmediaciones), los probables vuelos internacionales a ser atendidos requerirían una escala en otra parte del país o, en el caso de países vecinos, una aeronave especialmente adaptada para pistas cortas, que aun así rara vez permitiría volar más allá de Asunción, Rosario o Punta del Este, además de requerir una tripulación especializada en este tipo de alternativas. (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Brasil)

Relacionados