Air France presenta su nueva sala VIP diseñada por Jouin Manku en la terminal 2F de París-Charles de Gaulle

Air France ha inaugurado su nueva e icónica sala VIP en la terminal 2F de París-Charles de Gaulle. Una invitación a celebrar el arte de viajar a la francesa desde el momento en que se llega al aeropuerto o durante una conexión.

Dedicada a los clientes Business y Flying Blue Elite Plus de la red de corta y media distancia de Air France en el espacio Schengen, ésta es una de las salas VIP más grandes de la compañía, con una superficie de 3.000 m2 y 570 asientos repartidos en dos niveles.

En colaboración con los equipos de Air France y del Grupo ADP (Aéroports de Paris), todo el espacio y la mayor parte del mobiliario han sido diseñados por la agencia Jouin Manku, fundada por el arquitecto canadiense Sanjit Manku y el diseñador francés Patrick Jouin. El concepto de levitación y gracia guió al dúo creativo para ofrecer a los clientes de la compañía un verdadero momento de desconexión, un paréntesis diseñado para sublimar el viaje.

Tras haber recurrido a lo largo de su historia a prestigiosos profesionales como Charlotte Perriand, Andrée Putman y, más recientemente, a Noé Duchaufour-Lawrance y Mathieu Lehanneur, la elección de la aerolínea de trabajar con esta prestigiosa firma se inscribe en su tradición de colaborar con los mejores arquitectos y diseñadores de su tiempo, para seguir contando su leyenda.

Verdadero islote de calma y serenidad en el corazón de la actividad aeroportuaria, el espacio, todo curvas y versatilidad, es abierto, aireado y comprensible a primera vista. Cada cual encuentra su sitio según el tiempo que tenga antes de embarcar para descansar, refrescarse, comer o trabajar.

Terrazo, piedra de lava, madera, elección de pieles y tejidos, todos los materiales utilizados han sido rigurosamente seleccionados para que perduren en el tiempo. El mobiliario es sólido y funcional, con un diseño al servicio del confort. Se utilizan los colores distintivos de aerolínea, tonos azules, una fuerte presencia del blanco, toques de rojo, así como el acento, el símbolo de la marca y el hipocampo alado, símbolo histórico de la compañía, que recuerda su fructífera historia.

Tras cruzar una pasarela diseñada como si fuera una puerta de transición, los clientes son recibidos por los equipos de la compañía en la entrada de la sala VIP. Para una mayor fluidez, las puertas permiten a los pasajeros escanear su tarjeta de embarque y acceder directamente a la sala. También dispone de una consigna para equipaje y de una vitrina con accesorios de viaje de la compañía.

Los clientes descubren entonces una escultura monumental que une la zona de recepción y la sala VIP. Esta obra, inspirada en las alas de un avión, simboliza la ligereza, la tecnología y la vanguardia. Esto refuerza el espíritu de «nido» que caracteriza al salón.

En su interior, se revela un magistral «ojo de pista». Verdadera ventana abierta al cielo y a la pista del aeropuerto, atraviesa todo el espacio y acoge la hermosa luz del norte que ilumina, sin deslumbrar, la sala VIP. Al amanecer y al anochecer el “ojo de la pista” brilla sutilmente, proporcionando calidez y confort.

La conexión Wi-Fi es gratuita y hay numerosas tomas de corriente para cargar los dispositivos eléctricos. Un área de clientes Flying Blue Ultimate, accesible directamente desde la recepción, ofrece un servicio totalmente personalizable e incluye varios salones privados.

En lo que respecta a la restauración, los quioscos gourmet están situados en cada nivel. Teñidos de notas cobrizas de champán, transmiten el refinamiento y el espíritu de convivencia de la cocina francesa. La oferta culinaria evoluciona a lo largo del día. Para comer algo rápido al estilo de una panadería, hay mini sándwiches, ensaladas y quiches calientes disponibles en todo momento. También se ofrecen alternativas en un mostrador especial: tortitas por la mañana, platos del día elaborados por un chef a la hora del almuerzo, servicio de aperitivos. Los quesos y los postres completan el menú pensado al estilo bistró francés. La bodega, seleccionada por Paolo Basso, mejor sumiller del mundo en 2013, ofrece una amplia selección de vinos y champanes. Por último, un amplio espacio «detox» combina ambiente zen y variedad de infusiones.

En un enfoque eco-responsable, favorece los productos regionales y de temporada. Además, para limitar el consumo de plástico de un solo uso, la compañía pone a disposición de sus clientes fuentes de agua en toda la sala VIP. También presta especial atención a la clasificación y el reciclaje selectivos de los productos de restauración.

Los viajeros que dispongan de más tiempo encontrarán zonas de descanso en la planta superior. Hay una zona dedicada con amplias y cómodas tumbonas y una iluminación suave para tumbarse en un ambiente acogedor. También hay numerosos sillones que permiten disfrutar de una vista única de las pistas.

Una zona de tratamientos Clarins ofrece a los clientes la oportunidad de descubrir el nuevo concepto «Traveller Spa». Belleza exprés o tratamiento de luminosidad, se proponen cuidados faciales de 20 minutos a medida para prepararse de manera serena para el viaje. Por último, hay una zona de bienestar con diez duchas y un vestuario.

La compañía garantiza las más estrictas medidas sanitarias en todas las etapas del viaje. El uso de la mascarilla quirúrgica sigue siendo obligatorio en toda la sala VIP. El gel hidroalcohólico también está disponible en numerosos puntos. En las zonas de autoservicio, los cubiertos para servir se cambian regularmente. Por último, como la oferta de prensa es limitada, se invita a los clientes a descargar la aplicación Air France Play antes de su salida para beneficiarse de una amplia selección gratuita de periódicos y revistas.

Situada entre las dos penínsulas de la terminal 2F de París-Charles de Gaulle, esta nueva sala VIP está abierta todos los días de 5h30 a 22h00. Es accesible de forma gratuita para los clientes Business y Flying Blue Elite Plus. Los clientes que viajen en la cabina Economy pueden adquirir un acceso con una tarifa de 35 euros, siempre que haya disponibilidad de plazas en la sala VIP.

Relacionados