El aeropuerto internacional de Argel, entre el hoy y el mañana

Entre las naciones del Norte de África, Argelia, antigua colonia francesa independiente desde 1962, es hoy, con 44 millones de habitantes, la más importante económicamente, gracias a sus yacimientos petrolíferos y la presencia de empresas relacionadas con este negocio, entre ellas una de las más importantes es Sonatrach, con más de 200.000 empleados.

La nueva torre de control.

La capital es Argel, que también alberga el principal aeropuerto del país, considerado en 2015 como el tercero mejor del Continente africano y el primero en términos de capacidad anual de pasajeros, estimada en 22 millones. Hablamos del Aéroport International d’Alger (AIA) que, en 2019, dio un paso significativo hacia el futuro.

Creado en 1924 para actividades militares como la Base Aérea Maison Blanche, durante la II Guerra Mundial, fue uno de los principales objetivos de la operación realizada por la Fuerza de Tarea Conjunta aliada el 8 de noviembre de 1942. Ese mismo día la resistencia de la las fuerzas francesas de Vichy defendía el aeropuerto, cuando el almirante Darlan en Argel dio la orden de poner fin a todas las hostilidades en el Norte de África.

Una vez en manos de los aliados, fue utilizado por el Mando de Transporte Aéreo de la Fuerza Aérea de Estados Unidos como centro principal de clasificación para la carga, aeronaves en tránsito y personal a lo largo de la ruta de cara al aeropuerto de Tafraoui, cerca de Orán y el de Túnez, en la ruta de El Cairo a Dakar (Senegal), así como el punto de partida de vuelos con destino en Europa, como Marsella, Milán, Nápoles y Palermo.

Aproximación final a la pista 09.
Aproximación final a la pista 09.

Posteriormente, una vez finalizado el conflicto, se convirtió en el aeropuerto de la capital, con el nombre, una vez más, de Maison Blanche, es decir, el de la ciudad en cuyo territorio se construyó. Redenominado en 1962, Dar-El Beïda, el 5 de enero de 1985 recibió el nombre del presidente argelino Houari Boumédiène, exactamente un año después de su muerte.

Espectador antes del secuestro de un Boeing 707 de la aerolínea de bandera israelí El Al en 1968, en 1992 lo fue de un ataque terrorista que mató a nueve personas y en 1994 vivió el asalto y otro secuestro, en esta ocasión de un vuelo de Air France, que vio la suspensión hasta 2003 de las conexiones de la compañía gala, considerada el usuario extranjero más importante. En 2006 se inauguró una nueva terminal con una capacidad de 6 millones de pasajeros anuales.

Interior de la Terminal 1.

El 29 de abril de 2019, entró en servicio de una segunda ultramoderna, construida por el grupo China State Construction Engineering Company (CSCEC) para 10 millones de viajeros. Simultáneamente los ferrocarriles estatales argelinos SNTF inauguraron un servicio de tren al aeropuerto desde la estación Agha, con una parada intermedia en la de El Harrach, en el suburbio de Bab Ezzouar, mientras que también se habla de la ampliación de la Línea 1 del metro urbano, que estará operativa a más tardar en este año.

22 transportistas

Codificado por la IATA (International Air Transport Association) como ALG y DAAG por la OACI (Organización de la Aviación Civil Internacional), el AIA lo gestiona la Société de Gestion des Services et Infrastructures Aéroportuaires (SGSIA), filial de la agencia gubernamental EGSA (Etablissement de Gestion de Services Aéroportuaires) y dispone actualmente de dos pistas, la 05-23 y la 09-27, de igual longitud (3.500 m.) y tres terminales distintas, 1, 2 y 4.

La Terminal 1 desde el lado tierra.

La Terminal 1 ocupa una superficie de 82.000 m2. y está dividida en dos grandes salas, una para vuelos domésticos y la segunda para internacionales, con destinos tanto en África como en Oriente Medio, albergando un total de 64 mostradores de facturación y 18 puertas equipadas con pasarelas telescópicas para el embarque y desembarque de pasajeros.

La Terminal 2, renovada en 2007 y utilizada para vuelos charter y peregrinaciones religiosas de musulmanes “Hajj” y “Umra”, se extiende en una superficie de 20.900 m2., tiene 20 puestos de facturación y 6 puertas de embarque, que le permiten gestionar hasta 2,5 millones de viajeros al año. La 4, también conocida como Terminal Oeste, está operativa desde la primavera de 2019, flanqueada por un aparcamiento vecino con 4.500 plazas de vehículos.

Fue diseñada por un grupo de tres firmas inglesas (Llywin Davis, Prointec y Brea) y se confió la construcción a la mencionada CSCEC china, suponiendo una inversión de cerca de 470 millones de euros, de los cuales 380 millones fueron desembolsados por SGISIA. Erigida en un área de 73 hectáreas, el edificio se distribuye en cinco niveles y está equipado con tanques de recolección de agua de lluvia, que se utilizan para el riego, claraboyas para reducir el consumo de energía eléctrica y un nuevo sistema de climatización según la temperatura detectada.

Entrada a la Terminal 4.

Tiene 120 puntos y 84 mostradores de facturación, 9 cintas transportadoras para equipaje facturado y 21 puertas, todas equipadas con pasarelas telescópicas, así como 33 estacionamientos para aviones, incluido el Airbus A380. Reservado para vuelos internacionales, excepto los atendidos en la T1, tiene una capacidad anual de 10 millones de pasajeros.

En el contexto aeroportuario también hay una zona de aterrizaje y despegue de helicópteros, una terminal de carga, un área con hangar para mantenimiento aeronáutico, un pabellón de honor para viajes gubernamentales y, en primer lugar, el de los jefes de estado, el complejo que alberga la sede de la aerolínea de bandera Air Algérie y un hotel. de la cadena Hyatt Regency, que está conectado directamente con la Terminal 4 y cuenta con 320 habitaciones y 3 restaurantes, una piscina y un salón con un área de 2.200 m2., así como 13 salas de reuniones.

Interior de la Terminal 4.

Igualmente importante es la nueva torre de control, que en 2018 reemplazó a la anterior, de 72 m. de altura y ubicada adyacente a la Terminal 1. En los horarios de 2019 había 22 transportistas de pasajeros, 20 de los cuales extranjeros, ocupando el primer lugar Air Algérie, con conexiones permanentes a 69 ciudades, de las cuales 43 en el exterior, más 2 estacionales (Djerba en Túnez y Valencia en España) seguida de su compatriota Tassili Airlines, que sirve a 22 destinos (17 nacionales, 3 en Francia y 2 estacionales en Argelia). En 2018 el tráfico de pasajeros fue de casi 8 millones, un 1,9 por ciento más en que el año anterior.

Por Massimo Dominelli

Vista aérea de la Terminal 4.

 

Relacionados