AlbaStar pide que la rescate el Gobierno español

Pese a que solo tiene el 2,25 por ciento de su negocio en España, la compañía AlbaStar, con sede en Mallorca, pero de capital italiano, ha solicitado 25 millones de euros del fondo de rescate de empresas estratégicas que gestiona SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), tras perder 9,6 millones en el ejercicio que finalizó el 31 de octubre de 2020 y haber obtenido un préstamo avalado por el ICO (Instituto de Ctrédito Oficial) de 4,5 millones.. En el año de la pandemia, la aerolínea vio cómo su cifra de negocio se reducía desde los 99,578 millones del periodo anterior a 25,52 millones, de los cuales, respectivamente, sólo 2,731 millones y 573.000 euros en España. El golpe de la COVID-19 deja a la empresa con una situación deteriorada, presentando a 31 de octubre un patrimonio neto negativo de 2,3 millones de euros y un fondo de maniobra deficitario en 3,7 millones, que la colocarían en causa de disolución, por lo cual sus accionistas aprobaron una ampliación de capital ya desembolsada.

Durante el año pasado obtuvo un contrato del Ministerio de Defensa Italiano con una duración de tres años y un valor de unos 30 millones de euros, comenzando los vuelos en noviembre. Algo más de 10 millones de euros se corresponden a los vuelos a efectuar durante este 2021, lo que supondrá una inyección económica. Por otro lado, ha renegociado los acuerdos de alquiler de sus 6 Boeing 737 y de abril a octubre, los pagos por su arrendamiento se redujeron un 71 por ciento, pasando de 5,7 millones a 1,7 millones. También aprovechó los programas de regulación temporal de empleo de diferentes Gobierno y redujo el coste de personal desde 6,7 millones a apenas 2, suponiendo una rebaja del 70 por ciento. En enero de 2020 la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria) abrió una inspección por el impuesto de sociedades de los ejercicios 2016-17 y 2017-18 y el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) entre noviembre 2016 y diciembre de 2018.

Fotografía: Boeing 737 de AlbaStar (foto Antonio Camarasa).

Relacionados