Boeing y Alaska Airlines prueban un nuevo 737-9 con el objetivo de mejorar la seguridad y la sostenibilidad del transporte aéreo

Boeing y Alaska Airlines han anunciado su colaboración en el último programa Boeing ecoDemonstrator en el que probarán unas 20 tecnologías en un 737-9 nuevo con el objetivo de mejorar la seguridad y la sostenibilidad del transporte aéreo.

En los vuelos, que comenzarán este verano, Boeing y Alaska probarán un nuevo agente extintor sin halón que reduce significativamente los efectos sobre la capa de ozono, y evaluarán una góndola de motor diseñada para reducir el ruido y las paredes laterales de la cabina fabricadas con materiales reciclados, entre otros proyectos.

«Llevamos mucho tiempo trabajando con Boeing para mejorar la tecnología de aviación y la seguridad y reducir el consumo de combustible», comentó Diana Birkett Rakow, Responsable de Relaciones con la Administración y Sostenibilidad de Alaska Airlines. «Alaska Airlines vuela a algunas de las regiones más bellas y diversas en términos geográficos del mundo, y estamos decididos a encontrar maneras de reducir el impacto sobre el clima en toda nuestra red. Esta colaboración con Boeing para acelerar la innovación en el programa ecoDemonstrator nos permite participar en la creación de un futuro más sostenible para nuestra comunidad global».

Desde 2012, el programa ecoDemonstrator ha acelerado la innovación al aplicar casi 200 tecnologías prometedoras fuera del laboratorio y probarlas en vuelo para abordar los retos del sector de la aviación y mejorar la experiencia de los pasajeros.

«Boeing se esfuerza en mejorar continuamente la seguridad aérea y el rendimiento medioambiental de nuestros productos», afirmó Stan Deal, Presidente y Consejero Delegado de Boeing Commercial Airplanes. «Nos enorgullece colaborar este año con esta aerolínea compatriota y con otros socios de todo el mundo para conseguir que volar sea más sostenible».

Durante cinco meses de vuelos de prueba del ecoDemonstrator, ambas aerolíneas trabajarán con otros nueve socios para probar nuevas tecnologías. Una vez se completen las pruebas, el avión se configurará para el transporte de pasajeros y se entregará a la aerolínea. Entre las tecnologías que se probarán en el programa se incluyen:

  • Prueba de un nuevo agente extintor para aviones que reduce significativamente los efectos sobre la capa de ozono. Se prevé que este material sustituya el Halon 1301, que ya no se fabrica.
  • Colaboración con la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica estadounidense para medir los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera con el fin de apoyar las tareas de seguimiento y previsión a largo plazo del clima que realiza la agencia.
  • Evaluación de conceptos de revestimiento acústico dentro de la góndola del motor que podrían reducir el ruido de los motores actuales y que servirán para el diseño de los modelos de próxima generación.
  • Reciclaje de materiales compuestos a base de fibra de carbono procedente de la fabricación de las alas del Boeing 777X para producir los paneles laterales de la cabina. Este material duradero y ligero reducirá el consumo de combustible y las emisiones de carbono, con lo que apoya los objetivos de Boeing en cuanto a fabricación sostenible.

Los aviones actuales y futuros de Boeing se benefician de una serie de tecnologías evaluadas en pruebas ecoDemonstrator anteriores, como:

  • Puntas de ala de tecnología avanzada en la familia del 737 MAX que reducen el consumo de combustible y las emisiones.
  • Aplicaciones para iPad que proporcionan a los pilotos información sobre las condiciones atmosféricas y otros datos en tiempo real, con lo que se mejora la eficiencia en el consumo de combustible y se reducen las emisiones de CO2. Estas aplicaciones sirven de complemento para los servicios de análisis digital que Boeing ofrece a las aerolíneas para que optimicen la utilización de la flota.
  • Sistema de cámaras en el 777X que mejorará la seguridad al ayudar a los pilotos a evitar obstáculos en tierra.

«Boeing hizo un hincapié especial en la sostenibilidad en 2020 para alinearse con las prioridades de nuestros grupos de interés y nuestra actividad, y con nuestros valores», declaró Chris Raymond, Director de Sostenibilidad de Boeing. «Mediante la colaboración con socios del sector, el programa ecoDemonstrator es un gran ejemplo de nuestro compromiso de trabajar codo con codo para que volar sea más seguro y sostenible para la generación actual y las futuras».

Los vuelos de prueba ecoDemonstrator utilizan una mezcla de combustible con base de petróleo y combustible de aviación sostenible. El uso de combustibles de aviación sostenibles está muy extendido hoy en día, reduce las emisiones de CO2 durante el ciclo de vida en cerca de un 80%, y ofrece el mayor potencial y el más inmediato para reducir las emisiones en los próximos 20-30 años en todos los mercados de aviación comercial.

En enero de este año, Boeing anunció su compromiso con que todos sus aviones comerciales estén capacitados y certificados para volar usando combustibles de aviación 100% sostenibles en 2030. La compañía también tiene previsto trabajar con las autoridades regulatorias y en todo el sector para elevar el límite de mezcla actual del 50% para ampliar el uso de combustibles de aviación sostenibles. En 2018, el ecoDemonstrator 777 Carguero de Boeing hizo historia al ser el primer avión comercial del mundo en volar utilizando exclusivamente combustible sostenible.

Relacionados