Simloc abre nueva línea de negocio: la Realidad Virtual

La realidad virtual es, básicamente, otra forma de simulación. Como en todos sus ámbitos de utilización, la Realidad Virtual proporciona en la simulación aérea un entorno simulado con escenas u objetos de apariencia real, que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él. Para conseguir esa experiencia se utilizan gafas o cascos de realidad virtual. Estos instrumentos de visión pueden ir acompañados de otros dispositivos de tecnología háptica, como guantes o trajes especiales, que permiten una interacción táctil con el entorno así como la percepción de diferentes estímulos que intensifican la sensación de realidad.

En estos momentos esta tecnología está comenzando a ser muy utilizada en la industria de la aviación como herramienta de formación y entrenamiento no sólo de pilotos y tripulantes de cabina sino de personal relacionado otras áreas, como, por ejemplo, los mecánicos.

La Realidad Virtual proporciona notables ventajas a la simulación aérea. En el apartado de ahorros, dada su sencillez, no es necesaria la utilización de grandes espacios, ni la instalación de enormes y complejos simuladores. Por otro lado, el hardware se reduce, prácticamente, a un casco de realidad virtual y, para los más exigentes, el añadido de guantes y trajes especiales. Un casco de realidad virtual medianamente avanzado no suele superar los 1.000€.

Otra de sus ventajas es la interconectividad, ya que, se pueden generar entornos donde varias personas realicen simultáneamente un ejercicio de simulación aérea, aunque se encuentren en distintas partes del mundo.

La Realidad Virtual está siendo desarrollada por fabricantes de simuladores y líneas aéreas como una alternativa a la simulación convencional. Pero, ¿será la RV una simulación complementaria o acabará imponiéndose a los dispositivos actuales?. Según Carlos Pérez, CEO de Simloc, “de momento, es un complemento perfecto para modernizar los programas de formación y entrenamiento. Esta tecnología permite mejorar las curvas de aprendizaje de los usuarios, lo que redunda no solo en formar mejores pilotos, sino que desde un punto de vista empresarial permite aumentar la eficiencia de las inversiones en formación”.

Para el directivo de esta empresa española fabricante de dispositivos de entrenamiento de vuelo, “según avance la tecnología veremos reducirse el espacio con la simulación convencional, pero aún estamos lejos de poder dar ese paso. Los simuladores FTD todavía son muy necesarios y la RV no puede sustituir el entrenamiento que se realiza en ellos, pero, como decía antes, sí contribuir a una mejor y más eficiente preparación de alumnos y pilotos”.

Simloc está apostando decididamente por la Realidad Virtual iniciando varios programas durante el año 2020. “Nos vamos a centrar en desarrollar una  buena plataforma tecnológica y desde ahí ofrecer diferentes soluciones y contenidos”, afirma Carlos Pérez. “El producto de Simloc en este campo va orientado a perfeccionar diferentes herramientas de entrenamiento para pilotos, tanto en la aviación civil como en la militar, creando entornos que permitan el aprendizaje y la familiarización con distintos tipos de avión, entrenamientos en entornos tácticos, entrenamientos para personal técnico, etc…”

Relacionados