Una disputa entre operadores en el aeropuerto de Manaus lo retira del proceso de concesión de terminales del Gobierno brasileño

El presidente del Tribunal Superior de Justicia (STJ) ratificó la medida cautelar del Tribunal Regional Federal de la 1a Región (TRF1), el pasado martes y excluyó, de momento,  al Aeropuerto Internacional de Manaus (MAO) de la licitación realizada hace días por el Gobierno Federal, en momentos de fuerte cuestionamiento a numerosas decisiones judiciales polémicas a nivel nacional.

Esta favorece al consorcio SB Porto Seco, que en octubre de 2018 firmó un contrato con Infraero para la explotación comercial y operación de carga en el aeropuerto de Manaus por diez años. En 2019, el Tribunal Federal de Cuentas (TCU) suspendió el acuerdo, acompañado de una serie de medidas cautelares que confirmarían o postergarían el veredicto.

Ahora el Tribunal Federal dictaminó una decisión favorable al consorcio, excluyendo a Manaus de la subasta. SB Porto Seco argumentó que la retirada del aeropuerto de Manaos de la subasta sería una forma de mantener la credibilidad de las autoridades públicas ante los inversores. La concesionaria afirma que la subasta por el bloque norte se produjo luego del cierre definitivo de una licitación.

Los demás aeropuertos del Bloque Norte, Porto Velho (PVH), Rio Branco (RBR), Cruzeiro do Sul (CZS), Tabatinga (TBT), Tefé (TFF) y Boa Vista (BVB) no se vieron afectados por la decisión judicial-que puede ser recurrida- y continuarán  los trámites para la firma de un contrato con Vinci Airports, ganadora de la licitación, probablemente con un ajuste económico si la cuestión persiste. (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Brasil)

Relacionados