Iberia controla más de la mitad del capital de Vueling

Iberia adquirió un 4,25 por ciento de Vueling, también filial de IAG, subiendo su participación del 45,85 al 50,1, lo que garantiza una mayoría española en su accionariado, que se mantiene dentro de la UE tras el Brexit. El precio fue de a 30 millones de euros, lo que supuso valorar a la comp

ñía de bajos costes en 706 millones en plena pandemia. Este movimiento se trata se hizo de forma discreta y el vendedor fue Veloz Holdco, un instrumento de IAG, propietario también de  British Airways y Aer Lingus. Esta sociedad se queda así con un 49,4 por ciento, frente al 53,63 anterior y el 0,5 restante está en manos de otros accionistas. IAG inició los planes compensatorios derivados del Brexit sobre la propiedad y el control de sus aerolíneas europeas que se acordaron con todos los reguladores nacionales en 2019, mediante los cuales Iberia en 2020 había tomado una participación en el accionariado de la sociedad.

Con la entrada efectiva del Brexit, el pasado 1 de enero, solo podían operar trayectos intraeuropeos las aerolíneas cuyo control estuviese en manos de propietarios de la UE, estando el Reino Unido ya fuera. Se otorgó un plazo adicional de doce meses para terminar de adecuar el control y la propiedad de las compañías y cumplir con los criterios. Iberia y Vueling aseguraron disponer de un plan de contingencia, que contaba con el apoyo del Gobierno español, pero sin hacerlo público. Pese a superar el 50 por ciento, Iberia garantiza que Vueling mantiene su independencia y su gestión sigue igual, dado el acuerdo formalizado entre los accionistas de su participada. Iberia tuvo resultado operativo, negativo en 1.411 millones y perdió finalmente 2.148 millones en términos netos, frente a los 342 millones de beneficios del ejercicio anterior.

Redujo su cifra de negocio hasta 2.225 millones de euros, un 60por ciento por debajo de 2019. El resultado negativo se acrecentó por la amortización acelerada de los aviones que retiró y las coberturas sobre el combustible. Iberia cerró 2020 con un patrimonio neto negativo de 106 millones (frente a los 2.343 millones positivos de 2019), pero afirma que tiene una expectativa ra-zonable de disponer de suficiente liquidez para el futuro próximo. En el caso de Vueling, los números rojos se situaron en 785,2 millones (frente a los 132,2 millones ganados en 2019). Sufrió un desplome del 76 por ciento en sus ingresos, con 594,3 millones.

FOTO : Airbus A320 de Vueling (foto Antonio Camarasa)

Relacionados