Resultados de ITP Aero en el año de la pandemia

“La pandemia de Covid-19 ha provocado la peor crisis de la historia de la aviación, impactando de forma significativa en ITP Aero como una de las empresas clave del mercado global. Sin embargo, me gustaría destacar la ágil respuesta puesta en marcha a través de nuestro Plan de recuperación CORE 21, que nos ha ayudado a superar los retos del año pasado y está apoyando nuestra recuperación. También me gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecer a todos nuestros empleados, que han afrontado un año muy difícil, así como a nuestros clientes, proveedores y socios por su confianza”, declaró Carlos Alzola, máximo responsable ejecutivo de ITP Aero. Durante 2020 registró unos ingresos de 735 millones de euros, lo que supone un descenso del 25 por ciento respecto a 2019.

Al cierre del ejercicio obtuvo un resultado negativo, generando unas pérdidas después de impuestos de 13 millones de euros y un EBIT de 2 millones, como consecuencia de la contracción del negocio y a pesar de las acciones puestas en marcha para superar la crisis ocasionada por el COVID-19. Este resultado incluye efectos excepcionales como los relacionados con el ajuste de plantilla y el deterioro de activos relacionados con programas civiles. Sin contar estos elementos extraordinarios, el beneficio recurrente después de impuestos fue de 25 millones (en comparación a los 95 millones de 2019, una reducción del 73 por ciento) y el EBIT recurrente fue de 40 millones (en comparación con los 105 millones de 2019, una reducción del 61 por ciento). El descenso ha afectado especialmente al negocio de aviación comercial, que en 2020 representa el 71 por ciento del total, reflejando un menor volumen de motores en los programas de aviación, especialmente de aviones de doble pasillo, y, en menor medida, de único.

El negocio de defensa, que incluye los servicios de mantenimiento de motores, y que ahora representa el 29 por ciento del total, se ha mantenido estable en cuanto a los programas de defensa, gracias al rendimiento del motor EJ200 que equipa al “Eurofighter”; mientras que los volúmenes de servicios de mantenimiento han disminuido. En respuesta al impacto de la pandemia en los mercados en los que opera, en julio del año pasado la empresa lanzó el Pan de recuperación CORE 21, con el objetivo de iniciar un  proceso de transformación necesario para aumentar la competitividad y acelerar, en la medida de lo posible, la recuperación. Cabe destacar que, durante el año 2020, ITP Aero ha realizado importantes esfuerzos para sentar las bases de una profunda transformación digital, que continuará en 2021.

Entre otras actividades, también incluye ajustar la empresa a un mercado más reducido como resultado de la pandemia, por lo que, lamentablemente, el Plan implica un ajuste de plantilla de alrededor del 15 por ciento a nivel global, combinado con ajustes temporales de empleo cuando es posible. Estas medidas se han puesto en marcha en todos los países en los que ITP Aero está presente, buscando acuerdos con los representantes de los trabajadores. A 31 de diciembre de 2020, la plantilla era de 3.559 empleados, lo que supone una disminución del 11 por ciento. La reestructuración finalizará durante el primer semestre de 2021. A pesar del COVID-19, ha seguido invirtiendo en tecnología. La inversión en I+D en 2020 ascendió a 34,4 millones de euros. A lo largo del año, la empresa anunció proyectos en áreas relevantes, relacionados con fabricación aditiva 3D o participación en proyectos de propulsión híbrida-eléctrica.

Con respecto al futuro motor “UltraFan” de Rolls-Royce, en 2020, ITP Aero completó el diseño y la fabricación de la primera carcasa de la turbina de presión intermedia (IPT). La empresa lidera el proyecto TASTE, cuyo objetivo es desarrollar tecnologías aerodinámicas clave para cumplir los plazos del programa y los hitos medioambientales establecidos por la UE. En el ámbito de la Defensa, ITP Aero formalizó en 2020 su participación como líder del pilar tecnológico de motor en España para el NGWS/FCAS (Next Generation Weapon System/Future Combat Air System), un programa clave para la compañía de cara a los próximos vainte años. Uno de los principales hitos del ejercicio tuvo lugar en diciembre. Como parte de la revisión de su negocio de aviación comercial, Rolls-Royce anunció la propuesta de aumento de las capacidades de fabricación, ingeniería y cadena de suministro de ITP Aero.

Esto implica la integración de la planta de Hucknall (Reino Unido) y de su plantilla en ITP Aero, así como la transferencia de la fabricación de estructuras de motores aeronáuticos.  Estas propuestas mejorarán su posición como “Tier 1” aeronáutico global, aumentando la cartera de productos -los de Hucknall incluyen fabrcaciones complejas, combustores y OGV- y permitiendo nuevas oportunidades de negocio. “Tras el año más complicado de la historia de ITP Aero, para 2021, aunque la incertidumbre sigue siendo alta y la recuperación del mercado dependerá de la evolución de COVID-19, esperamos unos resultados en línea con los de este año, con una ligera reducción del volumen de ventas y una estabilización en los beneficios en términos recurrentes. Sin embargo, la recuperación de los principales programas en los que participamos a volúmenes de 2019 no se espera hasta 2024-25”, según las perspectivas Alzola para 2021.

FOTO: ITP Aero tiene instalaciones en Zamudio.

 

Relacionados