ARGENTINA LEVANTÓ LA PROHIBICIÓN DE OPERACIONES DE LOS B737-MAX DE AEROLINEAS

Mediante la Resolución 62/20 publicada en Boletín Oficial, la Administración Nacional de Aviación Civil de Argentina (ANAC) habilitó las operaciones de los Boeing 737 MAX 8 y MAX 9 para la Argentina. Esto ocurre  dos años después que los Boeing B737-MAX, el avión que prometía convertirse en el mayor éxito comercial de la historia de la aviación, debieron quedar en tierra tras dos fatalidades con pocos meses de diferencia pero causas parecidas. Con calma y analizando la situación,  las autoridades aeronáuticas  y las empresas comenzaron  a levantar las prohibiciones de vuelo y operar nuevamente con estas aeronaves. En la región, quienes lo poseen en su inventario ya los pusieron en vuelo, con la excepción de  Aerolíneas Argentinas.

La primera en despegar a nivel mundial fue la brasileña Gol, seguida por aerolíneas estadounidenses como American, WestJet, Air Canada, United, Southwest y algunas asiáticas. En Latinoamérica, a Gol la siguieron luego Aeroméxico, Cayman Airways y COPA. O sea cuatro de las cinco compañías que poseen este tipo de aeronaves.

Desde Aerolíneas Argentina, que tiene un quinteto  de máquinas y un pedido pendiente por otros seis, no hubo ninguna comunicación oficial sobre su vuelta al servicio, excepto por rumores que hablan de una vuelta hacia mediados del presente ejercicio.

Los requisitos exigidos para que los aviones puedan volver a operar incluyen el adiestramiento  de las tripulaciones  en simuladores aprobados y la actualización del software “MCAS”, que es una función incorporada específicamente en los sistemas de control de vuelo del B737-MAX, entre varias exigencias técnico operativas internacionales y nacionales.

La compañía declaró que “se encuentra trabajando con la ANAC para definir los próximos pasos a seguir para permitir el retorno al servicio, en línea con los requisitos publicados por la FAA de los Estados Unidos”, aunque no existe una perentoriedad para su regreso al servicio activo.

Hace semanas  mediante una comunicación  la gerencia de operaciones  había informado que las tripulaciones técnicas habían empezado las capacitaciones teóricas en el Centro de Formación y Entrenamiento de Pilotos de la República Argentina (CeFePRA) que la aerolínea posee en Ezeiza. “Esta primera parte del entrenamiento aprobado por la ANAC es en cumplimiento con los requisitos para el regreso al servicio y las recomendaciones del fabricante y realizado principalmente bajo la modalidad Entrenamiento Basado en Computadora (CBT), proporcionará mayor información acerca del sistema de control de vuelo del B737 MAX, incluido el MCAS, y los cambios implementados en el software del avión”. El siguiente paso deberán ser las prácticas en simuladores de vuelos para completar el entrenamiento en Argentina.

Actualmente, además de un C-check a uno de los aviones y la capacitación a los tripulantes se está haciendo el boletín del sistema MCAS. Todo deberá ser aprobado por el organismo habilitante ANAC. (Luis Piñeiro)

Relacionados