Los socios de SESAR validan una solución que permite delegar el control del tráfico aéreo de un centro de control a otro

Un proyecto del programa de investigación europeo SESAR ha validado una solución que permite delegar el control del tráfico aéreo de un centro de control a otro, desvinculando la prestación del servicio de cualquier localización específica. Esto demuestra la viabilidad de las operaciones de los centros virtuales, haciendo que el control del tráfico aéreo sea interoperable en el futuro, con una infraestructura flexible que permita las operaciones transfronterizas.

El proyecto está gestionado por DFS, el proveedor alemán de servicios de navegación aérea. DFS validó por primera vez el concepto en el subproyecto (denominado Solución 93), junto con los proveedores de servicios de navegación aérea (ANSP) del Reino Unido (NATS) y Polonia (PANSA), así como con los proveedores de tecnología Frequentis e Indra. Además, ENAV, el ANSP italiano, evaluó el impacto en el puesto de trabajo de los controladores en relación con su rendimiento, así como las cuestiones de seguridad.

Pilar tecnológico de la iniciativa del Cielo Único Europeo, SESAR pretende modernizar y armonizar la gestión del tráfico aéreo (ATM) en Europa. La Empresa Común SESAR (SESAR JU) se creó en 2007 como una asociación público-privada para dar apoyo a este esfuerzo.

Un espacio aéreo, tres centros de control

En una simulación en tiempo real, los controladores aéreos de tres localizaciones europeas diferentes controlaron el tráfico de dos sectores del espacio aéreo superior del sur de Alemania, así como del espacio aéreo de Zúrich. Los centros físicos estaban situados en Alemania (Langen), Reino Unido (Southampton) y Polonia (Varsovia). Se pusieron a prueba dos supuestos: en el primer supuesto se ensayó la transferencia de tráfico consolidado de un centro de control a otro por la noche, con menos tráfico; en el segundo, se simuló la transferencia del control del tráfico aéreo a otro centro en caso de fallo en el centro de control (contingencia).

 «El proyecto demuestra que es posible flexibilizar la vigilancia del espacio aéreo por medio de los centros virtuales. Estos centros también podrían utilizarse como solución de contingencias en el futuro», afirma Jörg Bergner, director de proyectos de DFS. «El siguiente paso es confirmar los resultados en nuevas validaciones, en las que se ahondará en supuestos aún más similares al trabajo real de un controlador».

Una infraestructura paneuropea

El proyecto estableció una infraestructura paneuropea para conectar los tres centros de control con los centros de datos de Indra en Madrid y Frequentis en Viena. Mediante el sistema de gestión del tráfico aéreo iTEC, Indra proporcionó datos de radar y de plan de vuelo grabados que se introdujeron en el sistema mediante un simulador en tiempo real. Indra también equipó los puestos de trabajo de los controladores en el Reino Unido y Polonia con los elementos para la comunicación por voz.

DFS desarrolló un prototipo individual de puesto de trabajo basado en su sistema de control de tráfico aéreo de Phoenix. Frequentis proporcionó la infraestructura del centro de datos de comunicaciones informáticas por voz, así como los componentes de la solución de voz, que son utilizados por DFS en sus puestos de trabajo de control. Además, Frequentis ofreció un middleware central que permitía conectar todos los prototipos de las distintas sedes.

Relacionados