Explosión en vuelo del motor PW4000 de un Boeing 777-200

El Boeing 777-200 matriculado N772UA de la estadounidense United Airlines en el vuelo UA328 que había despegado el 20 de febrero de Denver (Colorado) con 231 pasajeros y 10 tripulantes con destino a Honolulu tuvo que regresar a ese aeropuerto tras sufrir problemas en el motor derecho del que varias partes se desprendieron cayendo al suelo en los jardines de varias casas de una zona residencial y se incendió, sin producir heridos. La NTSB (National Transport Safety Board) recomendó la suspensión de las operaciones de los 69 ejemplares en servicio y 59 almacenados de ese birreactor propulsados por Pratt & Whitney PW4000-112 hasta que la FAA (Federal Aviation Administration), que emitió une Directiva de Aeronavegabilidad de Emergencia al respecto, identifique el protocolo de inspección apropiado para esos aparatos, secundada por el Civil Aviation Bureau japonés –que afecta a 13 unidades de Japan Air Lines (JAL) y 19 de All Nippon Airways (ANA), mostrando el fabricante su apoyo a esas medidas.

La CAA (Civil Aviation Authority) del Reino Unido prohibió que esos birreactores con esa versión de motor volaran en su espacio aéreo, aunque no lo opera ninguna aerolínea de esa nacionalidad. El Ministerio de Transportes nipón informó que un 777 propulsado por un PW4000 sufrió problemas en un vuelo doméstico el 4 de diciembre de 2020. United tuvo que dejar en tierra sus 24 777 propulsados con PW4000, mientras que Korean Airlines hizo lo propio con sus 6 ejemplares. En España sólo hay 1 Boeing 777, operado por la charter Privilege Style, propulsado por PW4090.

Al poco de celebrar el retorno de los 737 MAX al servicio tras veinte meses sin volar como consecuencia de dos accidentes gravemente mortales, Boeing sufre un nuevo revés. El mismo día, un Boeing 747-400F carguero (matriculado como VQ-BWT) de la charter Longtail Aviation sufrió un incendio en uno de sus cuatro motores PW4056 despegando del aeropuerto holandés de Maastricht/Aachen con destino a Nueva York/“John F- Kennedy”, desprendiéndose también partes sobre Meerssen, produciendo daños a casas y coches, y aterrizando en emergencia en Lieja (Bélgica).

El Boeing 777 de United con los restos de su motor en vuelo.

La entrada de aire exterior del motor del 777 de United cayó al lado de una casa.

Relacionados