Ex presidente de la Cámara de Diputados y ex vice gobernador imputados por corrupción en precios de combustibles

Poco antes de concluir la famosa operación anti corrupción  «Lavajato»  sobre hechos fraudulentos en los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff, el ex presidente de la Cámara de Diputados de aquellos tiempos, el empresario Eduardo Cunha, salía de su prisión domiciliaria (tras 4 años de cárcel) para ser interrogado junto al ex vice gobernador de Brasilia Tadeu Filipelli por multimillonarias acciones de corrupción a favor de TAM y Gol, al menos en la capital brasileña, rebajas de combustible mediante.

Estos delitos ocurrieron entre 2012 y 2014. Existen fuertes indicios de que las empresas Gol y Latam (en ese momento llamada Tam) habrían pagado $ 900.000 dólarsa Filippelli y alrededor de $ 2 millones a Eduardo Cunha. El expresidente de la Cámara de Diputados, quien se encuentra bajo arresto domiciliario por otros delitos, sería el intermediario entre las aerolíneas y el gobierno local.

Se dice que los acusados recibieron el soborno para enmendar una ley regional y reducir el impuesto sobre la circulación de bienes y servicios (ICMS, suerte de IVA regionalizado) sobre el queroseno de aviación en Brasilia. Según el Ministerio Público, los investigados modificaron una ley de 1996 para reducir el impuesto del 25% al 12%. En cuanto a la prueba de pago de sobornos por parte de las empresas Gol y Latam, el ex vicegobernador habría utilizado el monto adquirido en el esquema para comprar una propiedad comercial en Taguatinga, una zona cotizada de Brasilia.

La Operación, denominada Antonov, se lleva a cabo en 4 estados – São Paulo, Río de Janeiro, Espírito Santo y Goiás – y en Brasilia. Información preliminar también señala que el empresario de Gol Henrique Constantino habría participado en el esquema, pagando sobornos a Cunha para que pudiera obtener un préstamo de Caixa Econômica Federal y la exención de la nómina de empleados del sector aéreo y vial, apunta. de interés de la aerolínea.

Además de las residencias de Cunha y Filipelli, agentes federales también realizan búsquedas en las sedes de las empresas Latam y Gol en São Paulo. La potestad estatal exacerbada de otorgar ventajas discrecionales (nacionales o regionales), tantas veces utilizada en Brasil para favorecer a diversas empresas con influencia política-hoy día, cuestionada por el actual gobierno, que ha liberalizado las normas y prácticas aerocomerciales’- es el trasfondo alrededor de este escándalo sobre los años inmediatamente  anteriores. (Javier Bonilla)

Relacionados