Proyecto de unir las islas Baleares con hidroavión

Isla Air Express se constituyó como sociedad limitada el 13 de diciembre de 2018 con sede en un polígono industrial de Palma de Mallorca y base principal en esa capital –se presenta como una compañía aérea balear, aunque no tiene ninguna licencia como tal- y un capital ínfimo de 3.000 euros y ahora vuelve a la carga con su innovador, a la par que irrealizable actualmente, proyecto para operar vuelos regulares entre los puertos de las cuatro islas baleares principales (Mallorca, Ibiza, Menorca y Formentera), para, supuestamente, ampliar más adelante su red a Valencia y Alicante, operando con biturbohélices De Havilland of Canada DHC-6-300 (este programa de aviones y su soporte lo vendió Bombardier a su compatriota Viking) de 18 plazas, convertidos en hidroaviones mediante la instalación de esquíes o patines en su tren de aterrizaje.

La compañía ya anunció que se pondría en marcha anteriormente, pero por el momento no ha sido así porque siguen sin ninguna clase de licencias, ni de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) y de la AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea). En su utópico plan contempla cinco conexiones diarias entre Palma e Ibiza, (35 minutos de duración); 7 a Formentera (36); y 4 a Mahón (38); y 6 entre Ibiza y Formentera (6). Pretende volar los 365 días del año y se dirige a la población local y a turistas. Para operar desde los puertos solo necesitan un espacio en el muelle en el que instalar una pasarela para que esos hidroaviones –que también pueden operar también desde pistas convencionales. atraquen y efectúen el embarque y el desembarque de pasajeros, si bien su despegue y amerizaje se harían fuera de los límites de esas instalaciones, limitados por el estado de la mar.

La compañía asegura que su propuesta mejora las conexiones aéreas con una reducción del coste y del tiempo y precios más competitivos que las líneas aéreas convencionales, uniendo las islas desde cerca del centro de las ciudades. Contemplan crear 150 puestos de trabajo. Cada vez que medios de comunicación han preguntado al Consejo Insular de Formentera sobre la viabilidad para conectar con el resto de Baleares e, incluso, con la península, mediante hidroaviones, cuya información sólo conoce a través de la prensa, pues aseguran que nadie se ha puesto en contacto con ellos, saltan alarmas. “Nos oponemos a la conexión directa de hidroaviones con la isla porque el 100 por ciento del litoral está protegido por diferentes figuras medioambientales; y, además, supone un gran impacto acústico”, argumentó en su momento el Consejero de Transportes de Formentera, Rafael González.

Isla Air Express asegura de que la única autoridad civil de Baleares (Gobierno, consejos insulares y alcaldías) que se opone a la posibilidad de realizar sus servicios es la de Formentera. Responsables de la sociedad aseguran que en diciembre presentaron el proyecto a las instituciones baleares. En su “web” se presenta como “una empresa formada por profesionales de la aviación, con demostrada experiencia en la operación comercial de vuelos con hidroaviones en diferentes partes del mundo, con el objetivo de desarrollar este tipo de transporte en España”. Antoni Jiménez, como su portavoz, afirma que “aún no tenemos una fecha de inicio de los vuelos, ya que seguimos negociando con la Autoridad Portuaria y AESA”. Ibiza confirmó que había mantenido una reunión a principios de la Legislatura de presentación del proyecto y su respuesta fue que, al no ser su competencia, necesitaba autorizaciones y permisos que no dependían del “Consell”. No se opusieron, pero tampoco dijeron que sí.

Fotografia: DHC-6.300 “Twin Otter” con patines.

Relacionados