Los vuelos gestionados por Enaire cayeron un 60% por los efectos del COVID-19

Los vuelos gestionados por Enaire en los once primeros meses del año han sido 795.565, un 60,2% menos que en el mismo periodo del pasado año. Esta caída del tráfico aéreo, que afecta no sólo a España sino a toda Europa, ha sido provocada por los efectos de la pandemia del COVID-19.

 

Los vuelos nacionales (214.772) son los que mejor evolucionan en el acumulado del año con una caída del 46,4%. Los internacionales, 406.384, se reducen un 65,2% y los sobrevuelos (que no tienen su origen ni destino en un aeropuerto español), 174.409, bajan un 59,5%. El reparto por tipo de vuelos es 51% internacionales, 27% nacionales y 22% sobrevuelos.

 

Los efectos de la pandemia han incidido en el tráfico aéreo gestionado por la empresa, gestor nacional de navegación aérea. El Centro de Control de Madrid es el que más vuelos ha gestionado desde enero hasta noviembre, 443.449. El Centro de Control de Barcelona, que en julio y agosto fue el que más vuelos gestionó de España, registra en los diez primeros meses 336.550 vuelos gestionados.

 

Todos los centros de control de la empresa gestora registran caídas en el tráfico en el periodo del 1 de enero al 30 de noviembre, siendo Canarias, Sevilla y Madrid los que registran menores reducciones. La compañía gestionó 46.972 vuelos en noviembre, un 68,3% menos que en el mismo mes del año anterior. Los vuelos internacionales fueron 19.460 (-75,9%); los nacionales, 16.673 (-50,5%) y, los sobrevuelos, 10.839 (-67,5%).

 

La gestora está ejecutando un Plan de recuperación de los servicios de navegación aérea en función de las previsiones que se reciben desde el Gestor de Red Europeo. En plena cooperación con dicha Unidad europea, trabaja en la armonización de los criterios operativos para la recuperación de los niveles de vuelo precedentes a la pandemia, atendiendo además a criterios de prevención de la salud y continuidad del servicio. Este Plan permite la recuperación de la operación de control de tránsito aéreo de forma escalable, en función de la demanda esperada y de los criterios de programación que permitan hacer un uso eficiente de los recursos disponibles.

 

Consciente de la excepcionalidad histórica de la situación actual, Enaire ha aplazado el cobro de las tasas de ruta a las compañías aéreas.

Relacionados