Argentina cierra el aeropuerto de El Palomar, ¿tiro de gracia a las low cost?

El Palomar, que fuera presentado como la base de lanzamiento de la revolución de los aviones, volverá al silencio y será una anécdota para historiadores y especialistas Con nuevas operaciones de Flybondi desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, todas las operaciones comerciales desde El Palomar concluyeron. Con la excusa pergeñada por las autoridades nacionales que en la aeroestación no se puede aplicar correctamente los protocolos sanitarios, se le dio el golpe a la operación del aeródromo.

En el marco de constantes modificaciones relacionadas con la estación aérea, no oculta un juego de presiones múltiples extremas, que al final, llegan hacia una solución de compromiso. Desde la Casa Rosada se informa que se decretó el cierre de El Palomar y que las low cost podían operar desde la terminal de Ezeiza, mientras la céntrica Aeroparque está cerrada hasta el mes de marzo por refacciones.

Un comunicado salido desde el ORSNA (Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos), sentenció el cierre ya que la viabilidad del campo aéreo es limitada y no puede cumplirse con las normas sanitarias ordenadas por el superior gobierno. Asimismo indica que las compañías podrán operar desde Aeroparque -cuando se reabra- por el mismo costo de tasas de uso aéreo.  pactadas con el concesionario Aeropuertos Argentina 2000.

La terminal -dice el comunicado- solo tiene 2500 metros cuadrados más una satélite de casi 500 metros cuadrados, con lo que es imposible mantener las medidas de seguridad sanitarias ordenadas por las autoridades sanitarias.Además indica que no resulta sustentable el mantenimiento de tres aeropuertos operativos para un mismo sector geográfico, máxime con el descenso violento del volumen de viajeros por la crisis económica y sanitaria  actual. La continuidad de la actividad de El Palomar obliga a inversiones de importancia, en especial de su pista de aterrizaje y plataforma de vuelo, restando medios a otros aeropuertos del interior del pais que tambien requieren importantes obras de infraestructura.El ORSNA informó que se le bonifica las tasas a las aerolíneas low cost para que igualen las que estaban abonando hasta ahora en El Palomar. El Estado nacional dice que ahora es muy costoso operar allí, ya que los organismos públicos, léase Migraciones, Aduana, Sanidad, ANAC, EANA, Policía de Seguridad Aeroportuaria, etc deben multiplicar sus medios y por ende, la operativa se vuelve costosa.

CAMBIO DE REGLAS

Está claro que esto cambia mucho y le complica la vida a las low cost. Cedieron la resistencia a cambio de una promesa tal cual es la operación en Aeroparque de Buenos Aires, que por ahora es tan solo eso, una promesa. Jet SMART hace valer sus derechos de  volar desde la porteña estación de Aeroparque porque al comprar la operatoria de Norwegian en el país, tenía sus slots en la terminal , por lo que dicha continuidad de la firma noruega, es justificativo de sobra para exigir espacio vital allí .Para  Flybondi la situación no es fácil, ya que se había resistido a salir de Palomar puesto este campo aéreo  era el lugar adecuado para su público . Debemos analizar que  los viajeros de una low cost, podían arribar a Palomar por tren u ómnibus rápidamente y a valores mínimos, en cambio Ezeiza  exige tomar remises costosos mientras que llegar a Aeroparque también exige pérdida de tiempo que en muchos casos equivale al mismo movimiento aéreo hacia su destino.

Está claro que la situación presente y futura del mercado aerocomercial nacional, implica que Palomar no volverá al ruedo y solo quedará su actividad castrense con los medios de transporte. Las escasas inversiones realizadas por el concesionario y las compañías aéreas quedarán en el recuerdo, ya que no son mucho más que materiales livianos como durlock y cartelería, aunque  el daño producido a las instalaciones puramente militares de mantenimiento han sido demoledores, en especial a la línea de mantenimiento de aviones de transporte.

Decimos esto ya que la Fuerza Aérea debió ceder por orden superior, dos hangares principales donde se realizaba mantenimiento específico de sistemas y equipos de la línea C-130 Hércules y con su costosa infraestructura, la cual fue destruida y sustituida por instalaciones de uso rápido  y bajo costo como durlock y cartelería plástica.

Otro daño es la pérdida de muchos puestos de trabajo en las empresas de apoyo y servicios que ven reducida a la nada su labor. Ni que hablar de la zona vecina al aeródromo que había mejorado sustancialmente su nivel económico, con buenas inversiones en locales comerciales, , iluminación, seguridad e incluso se habían instalado pequeños hoteles en los alrededores. Hasta los intendentes municipales de la región apoyaban fuertemente la continuidad de Palomar.

No podemos obviar que todo lo que hizo la administración anterior, bien o mal, es palabra mortal y debe ser cuestionado o destruido por el presente poder político. El Palomar, que fuera presentado como la base de lanzamiento de la revolución de los aviones, volverá al silencio y será una anécdota para historiadores y especialistas.

Relacionados