Emirates recibe el primero de los tres A380 que se entregarán en diciembre

Emirates ha dado la bienvenida al A6-EVL, su 116º A380, será el primero de los tres A380 que se incorporarán a su flota en 2020. El avión llegó a Dubái la madrugada del sábado, alimentado por una mezcla de combustible convencional y combustible sostenible. La compañía tiene previsto recibir otros dos aviones A380 a finales de este mes, uno de los cuales incorporará su producto Premium Economy.

Desde su entrada en la flota hace 12 años, el A380 ha sido el buque insignia de la aerolínea. Elementos característicos como el on board lounge del A380 y el spa, siguen siendo objeto de admiración en todo el mundo..

Sir Tim Clark, Presidente de Emirates Airline ha comentado: «El A380 ha sido una historia de éxito para Emirates, y esto se refleja en el fuerte interés de los clientes a nivel global a lo largo de los años. El A380 nos ha ayudado a atender eficientemente la demanda de los clientes en aeropuertos con restricciones de franjas horarias y también en rutas troncales, apoyando nuestras operaciones de larga distancia». “Lo más importante es que con el espacio y la tecnología de este avión, hemos podido introducir nuevos conceptos a bordo que han transformado la experiencia de vuelo para mejor. Estamos deseando introducir nuestra Premium Economy, que hará su debut en un A380 en los próximos meses, y seguiremos invirtiendo en esta experiencia de producto de clase mundial del A380. El A380 seguirá siendo nuestro buque insignia durante la próxima década, y lo usaremos en más rutas a medida que se reanude la demanda de viajes».

El A380 vuela actualmente a El Cairo, Ammán, París, Londres, Guangzhou, Manchester y Moscú y recientemente se han ampliado los servicios a cuatro A380 diarios en Heathrow de Londres y a vuelos diarios a Moscú. El avión de dos pisos también está siendo utilizado como «minicarguero» en operaciones chárter de carga seleccionadas para transportar lo que sea necesario urgentemente en la red de Emirates.

El vuelo de entrega del miembro más reciente de la flota, se realizó con una mezcla de combustible para reactores y combustible sostenible (SAF). Es la primera vez que la aerolínea utiliza combustible de aviación sostenible para alimentar un A380. El biocombustible utilizado para el vuelo se produjo a partir de aceite de cocina usado en Finlandia.

Sir Tim Clark también ha comentado sobre el compromiso de la aerolínea de reducir su impacto ambiental: «La sostenibilidad sigue estando muy presente en nuestro programa. Estamos observando muy de cerca la evolución del combustible de sostenible y esperamos que llegue el momento en que pueda producirse a gran escala y de manera competitiva en cuanto a costes. Nuestro último vuelo de entrega de A380 fue impulsado parcialmente por combustible sostenible y esto es un paso positivo hacia la reducción de nuestras emisiones generales».

La compañía sigue apoyando las iniciativas que contribuyen al desarrollo de la industria de la SAF y a un mayor despliegue de biocombustibles. Forma parte del Comité Directivo de la coalición cielos limpios para el mañana, establecida por el Foro Económico Mundial para promover el desarrollo de la SAF. También ha apoyado una serie de seminarios en la web sobre el futuro de las FAE, organizados por la Universidad Khalifa. Una tercera parte de los autobuses de transporte de la tripulación de Emirates en Dubái funciona actualmente con biocombustibles, y uno de sus principales contratistas de transporte de autobuses de tripulación, Al Wegdaniyah, adopta el biocombustible suministrado por Neutral Fuels.

La aerolínea sigue adoptando medidas para reducir las emisiones. Además de operar aeronaves modernas y de bajo consumo de combustible con una edad media de 6,5 años, también cuenta con un amplio programa de ahorro de combustible que ha puesto en práctica diversas iniciativas, entre ellas la colaboración con los proveedores de navegación aérea en «vías flexibles», o rutas flexibles que crean el plan de vuelo más eficiente para cada vuelo.

Además cuenta con un sistema de vigilancia del combustible. En tierra, la aerolínea aplica prácticas de eficiencia en el consumo de combustible siempre que sea posible, como el uso de unidades de potencia que consumen menos energía y el apagado de uno o dos motores durante el rodaje después del aterrizaje. Otras iniciativas operativas incluyen la inversión de marcha en el aterrizaje, mejoras en la eficiencia de la carga, la gestión del peso de la aeronave y la introducción de bolsas de vuelo electrónicas para la tripulación de la cabina de mando.

Relacionados