ITP Aero aumenta sus capacidades

Rolls-Royce como ITP Aero se han visto afectadas de manera significativa por la pandemia generada por el COVID-19 y están en proceso de ajuste a los nuevos niveles de demanda. Como resultado, trabajan en ser más eficientes, aumentar su competitividad y asegurar un futuro de éxito. Como parte de la revisión de su negocio de aviación civil, Rolls-Royce ha propuesto hoy aumentar el alcance de la capacidad de ITP Aero en términos ingeniería, fabricación y cadena de suministro. Las transferencias propuestas reforzará su posicionamiento de la filial española como líder global “Tier 1” del sector aeronáutico. Va a integrar sus instalaciones y plantilla de Hucknall (East Midlands), en ITP Aero.

Esa planta, que fabrica una gama de componentes para motores de aviación, incluyendo fabricaciones complejas de componentes de chapa que se sitúan en diferentes partes del motor, combustores y OGV (Outlet Guide Vanes) del “fan” aportará nuevas capacidades a ITP Aero y se convertirá en una planta clave de la compañía. Hucknall tendrá el potencial de generar nuevas oportunidades de crecimiento e inversión y Rolls-Royce también ha propuesto que la ingeniería de diseño y la gestión de la cadena de suministro asociadas a fabricaciones complejas se transfieran a ITP Aero.

El motorista británico también propone transferir a ITP Aero la fabricación de estructuras -componentes clave del motor, ya que soportan su unión al avión y el paso de servicios al interior- incluyendo las de alta e intermedia presión, además de estructuras portantes frontales y OGV desde su actual ubicación en Barnoldswick (Reino Unido). Esto es resultado de la competitividad y capacidad demostrada por la española en este área. ITP Aero anunció en  julio la necesidad de llevar a cabo un ajuste de plantilla de un 15 por ciento a nivel global, que se está llevando a cabo mediante la aplicación de medidas temporales y permanentes, minimizando el impacto y protegiendo el empleo en la medida de lo posible.

Las decisiones mencionadas no cambian la necesidad de ajustarse a un mercado más pequeño, pero tendrá un impacto positivo en ITP Aero, aumentando la escala y la capacidad de la empresa en el mercado mundial y ayudando a mitigar parcialmente a medio plazo la caída de la carga de trabajo en las áreas afectadas. Tampoco tiene ningún efecto sobre el anuncio de Rolls-Royce del 27 de agosto de 2020 en relación con una posible venta de ITP Aero y el trabajo de preparación continúa. Una potencial enajenación a un nuevo propietario tendría la capacidad de generar oportunidades de crecimiento e inversión, con clientes distintos a Rolls-Royce. Ambas empresas mantendrían su relación a largo plazo a través de sus programas aeronáuticos.

ITP Aero seguirá estando gestionado desde Zamudio (Vizcaya) y plantas clave en España, Reino Unido y México. es la empresa de motores y componentes aeronáuticos de España y la novena del sector en todo el mundo. Con más de 30 años de crecimiento sostenido, apuesta por la innovación y el desarrollo de tecnología propia como principales ventajas competitivas, ITP Aero está presente en todo el ciclo de vida del motor de aviación, desde I+D hasta soporte en servicio, y cuenta con más de 4.000 empleados en cinco países y una facturación de 983 millones de euros en 2019.

Fotografia: Las instalaciones de Hucknall de Rolls.Royce dependerán de ITP Aero.

Relacionados