Aerolíneas Argentinas avanza hacia la absorción de Austral

Los sindicatos de pilotos APLA (que aglutina a los de Aerolíneas Argentinas) y UALA (Austral) rubricaron  un pacto que  despejaría finalmente el camino hacia la absorción de Austral por parte de Aerolíneas Argentinas. Si bien los comunicados de la empresa y los dos gremios coinciden en hablar de acuerdo para la fusión, entre los pilotos de Austral se interpretó que lo que hubo fue una imposición en tiempos de una pandemia planetaria, aprovechando la debilidad del personal  para llevar adelante medidas de fuerza. El cierre de estas negociaciones  provocó agrias discusiones  dentro del mismo sindicato de  UALA y entre los pilotos de la aerolínea que representa.

El primer comunicado, el de la empresa, informaba que se había cerrado un acuerdo con los pilotos de ambas empresas “de cara a la fusión que permitirá mejorar la programación de vuelos, unificar criterios operativos y hacer más eficiente la estructura organizacional”, agregando que el trabajo de los pilotos se desarrollará bajo las mismas reglas y criterios, se integrarán sus escalafones, aunque suponemos que será bajo según el criterio de APLA, y se unificará su representación gremial ya que solo habrá delegados de este último sindicato .

El objetivo del ‘kirchnerismo’ de tomar Austral  se inició a finales de los 2000, cuando Aerolíneas volvió al Estado, pero por más empeño que pusieron no lo lograron. Ahora, como ellos mismo dijeron al hacerse cargo nuevamente de la organización de poder llamada ‘La Cámpora’ de la empresa, se puede lograr el objetivo. La cuarentena fue la gran oportunidad y el gran triunfador  sin duda es Pablo Biró, que está al frente de APLA, al que suponen muchos como el real administrador de Aerolíneas Argentinas. El punto clave en esta guerra encubierta fue y es el escalafón de los pilotos. Se supone que  los aviadores van progresando  a través de las distintas flotas por antigüedad y desempeño.

En este caso, los pilotos de Austral jamás tuvieron la oportunidad de kugar un asiento en los aviones de Aerolíneas. Su carrera  iniciaba  y concluía  en un Embraer E190. Al  producirse una vacante de comandante en la flota de Boeing 737 de Aerolíneas quien ascendía no era el comandante mejor posicionado y más capacitado  de Austral sino el copiloto mejor ubicado en Aerolíneas. Siempre fue este fue el nudo que complicó cualquier intento  de fusión. En realidad se certifica  que los pilotos más antiguos de Austral pasarían a estar detrás del copiloto más reciente  de Aerolíneas.

El acuerdo establece que se garantizará la flota Embraer o un reemplazo y que se abrirán una treintena de  vacantes para copiloto de 737 a las que podrían postular primeros oficiales de Austral. Se anunció que el  próximo objetivo de la Dirección será acordar también con los tripulantes de cabina de pasajeros y el personal de las áreas técnicas. Las dos compañías convocaron a asambleas ordinarias y extraordinarias de accionistas el 20 de octubre, donde el segundo punto del orden del día será la consideración de la fusión entre ambas, que es uno de los objetivos que se fijó la actual Administración pata evitar duplicación de estructuras y se habla de unificar flota de corto y medio en el Boeing 737 para ahorrar (Luis Piñeiro, corresponsal de Grupo Edefa en Buenos Aires).

Fotografía: Embraer E190 de Austral.

Relacionados