EASA apuesta por el centro de vuelos Atlas para su primer estudio a nivel europeo de procedimientos de certificación por ruido de drones

Para garantizar la realización de los ensayos en el tiempo y con la máxima calidad de los datos obtenidos, ANOTEC eligió las instalaciones del centro de vuelos ATLAS, ya que dispone de la posibilidad de segregar un espacio aéreo de 1050 Km2 hasta 5.000 pies de altura en una zona escasamente poblada.

Esto permite la obtención de los permisos de vuelo que se requieren para poder realizar operaciones más complejas fuera de la línea de vista del piloto, como las que necesitan las aeronaves de mayor envergadura (como el Tarsis-75, en este caso).

Gracias a los resultados obtenidos por la empresa ANOTEC, se ha desarrollado y evaluado de forma positiva un potencial test de pruebas que permitirá la certificación de ruido para aquellos drones que requieran de este tipo de certificaciones, a la misma vez que ha desarrollado una descripción de los procedimientos de vuelo común para todo tipo de plataformas no tripuladas para la medición de los niveles de ruido.

Ante la entrada en 2021 de la nueva regulación europea para UAS, este tipo de iniciativas financiadas por EASA proporcionan al sector aeronáutico nacional un sinfín de posibilidades comerciales futuras, a su vez que le permite mantenerse a la vanguardia europea en el sector de las aeronaves no tripuladas y, más concretamente, en la demarcación del centro de vuelos de Jaén como el más propicio a nivel europeo para este tipo de operaciones dada su climatología, instalaciones y espacio aéreo segregado.

En los próximos meses se prevé que estos primeros resultados se vean reforzados por nuevas campañas de vuelo a través de las que se espera cerrar un procedimiento estándar para la certificación de ruidos de toda la casuística posible de drones, brindando la posibilidad a Andalucía en ser pionera de este tipo de procedimientos y beneficiarse de las ventajas económicas que esto conllevaría.

Relacionados