Nuevo sistema de aterrizaje por satélite de Indra

El sistema de aterrizaje de siguiente generación “Normarc” GBAS (Ground Based Augmentation System) de Indra, aporta mayor flexibilidad para que las aeronaves puedan seguir diferentes sendas de aproximación y realicen descensos continuados, más rápidos y cortos a la hora de tomar tierra. Se reduce con ello el tiempo de vuelo, el consumo de combustible, las emisiones de CO2 y la contaminación acústica en las inmediaciones. También se recortan los costes de mantenimiento en el aeropuerto, ya que un solo sistema basta para cubrir los aterrizajes en todas las pistas. La digitalización de las empresas se ha acelerado en todos los sectores como única forma de superar las limitaciones impuestas por el COVID-19 y la industria de tráfico aéreo no ha sido una excepción. Los GBAS son una de las tecnologías que los proveedores de servicios de navegación deberán implantar para adaptarse a la nueva realidad y mejorar la eficiencia de costes en el largo plazo.

Esta tecnología permitirá a los aeropuertos incrementar su capacidad cuando el mercado se recupere. Al mismo tiempo, las aeronaves podrán volar más alto en su aproximación y realizar descensos más pronunciados y rápidos, que reducen las molestias generadas a la población que vive cerca de los aeropuertos. Esto abre incluso la puerta a la construcción de nuevos edificios residenciales en áreas que hasta ahora no se consideraban habitables o reducir las medidas de mitigación de ruidos existentes en este momento, que ya no serán necesarias. La estación terrena GAST D (GBAS Approach Service Type D) está integrada por sensores GPS, una de procesamiento y una antena VHF para la transmisión de datos a las aeronaves que se aproximan. Un solo sistema tiene capacidad para gestionar hasta 48 aproximaciones simultáneas, cubriendo todas las pistas y helipuertos de la instalación. Indra ha dirigido durante años el desarrollo de este tipo de sistemas de aterrizaje por satélite.

El GAST D es el único sistema capaz de guiar el aterrizaje en condiciones de baja visibilidad y la compañía avanza en el proceso de certificación para operaciones en Categoría III, la máxima posible. Ha instalado estaciones de pruebas en diferentes aeropuertos, como el de Hong Knog. La última de ellas es en Tenerife-Norte, donde está trabajando con el proveedor de servicios de navegación Enaire para validar el desempeño del sistema en regiones ecuatoriales. Indra es la única compañía del mundo capaz de responder de forma integral, con tecnología propia de última generación. Bajo la marca “Air Solutions! ha agrupado todas las líneas de negocio que dan respuesta a todas las necesidades de una región, país o continente en lo referente a servicios de control, navegación, vigilancia y comunicaciones para la navegación aérea, tanto de aeronaves convencionales como de vehículos aéreos no tripulados.

Sus líneas de negocio son « Air Automation », « Air Communication », « Air Navigation », « Air Surveillance », Air Information y Air « Drones ». Indra es una de las principales compañías globales de tecnología y consultoría y el socio tecnológico para las operaciones clave de los negocios de sus clientes en todo el mundo. Es un proveedor líder mundial de soluciones propias en segmentos específicos de los mercados de transporte y defensa y como empresa en consultoría de transformación digital y tecnologías de la información en España e Iberoamérica a través de su filial Minsait. Su modelo de negocio está basado en una oferta integral de productos propios, con un enfoque “end-to-end” de alto valor y con un elevado componente de innovación. En 2019 tuvo unos ingresos de 3.204 millones de euros, más de 49.000 empleados, presencia local en 46 países y operaciones comerciales en más de 140 países.

Fotografía: Indra ha realizado ha realizado ensayos de su “Normarc GBAS” en el aeropuerto de Hong Kong.

Relacionados