La problemática situación de Air Europa

Air Europa es la compañía española más gravemente afectada por la pandemia, especialmente porque también ha dañado mortalmente a su matriz, el grupo turístico Globalia, cuyo negocio de agencia de viajes, “tour operador” y hotelero se ha desplomado, con lo cual la aerolínea no tiene el más mínimo pulmón financiero, salvo los créditos ICO, que son insuficientes para su continuidad. La familia Hidalgo, que controla este grupo, ha intentado acelerar la venta a Iberia de la aerolínea, si bien los expertos consideran que en la nueva situación de mercado al empresa de IAG (International Airlines Group) no necesita a Air Europa, pues va a tener un exceso de plantilla y de instrumentos de producción (especialmente de flota) hasta 2024 y los sindicatos no van a ver con buenos ojos que reduzca el número de trabajadores, mientras compra otra compañía, que también le sobran empleados y aviones.

El único motor que tendría Iberia para seguir con la operación –que necesariamente pasaría por un saneamiento de la situación económica y financiera, que tendría que pasar por ayudas públicas a fondo perdido, y una reducción sustancial del precio acordado en su día de 1.000 millones de euros- es para evitar que otro competidor se adueñe de Air Europa y muy especialmente Air France, lo cual los analistas consideran que no es posible, ya que esa compra es incompatible con las ayudas que el Estado francés está otorgando a esa aerolínea; o que el Estado entre el capital de la empresa de Globalia para salvarla. En todo caso es muy difícil planificar esta operación, cuando ambas compañías españolas dependen de la reapertura de los mercados de largo alcance, que es incierta.

Fotografía: Embraer E195 de Air Europa.

Relacionados