Unite insta a British Airways a ofrecer a todo su personal un acuerdo como el de los pilotos

El secretario general sindicato británico Unite, Len McCluskey, ha señalado que el acuerdo que British Airways ha ofrecido a sus pilotos podría ser aceptable para otras decenas de miles de trabajadores y trabajadoras bajo amenaza de ‘despido y recontratación’.

En una entrevista en BBC Radio 4, McCluskey ha acusado a la aerolínea de ser «los matones del sector» y ha dicho, en nombre de decenas de miles de trabajadores y trabajadoras amenazados por despidos y recortes, que aceptará «un acuerdo como el de los pilotos, pero no se nos ha ofrecido nada así».

Los ejecutivos de IAG ya han dejado claro que los empleados de Iberia y Vueling en España tendrán que enfrentarse a recortes una vez finalice el ERTE. De hecho, se incidió en estas medidas en la presentación de resultados de IAG el pasado 31 de julio.

La semana pasada, British Airways llegó a un acuerdo con sus pilotos que preservaría los sueldos de un significante número de ellos. Unite señala que BA ha adoptado un enfoque más constructivo y transparente con sus pilotos, pero que se niega a aplicarlo al personal de cabina y a otros empleados de la aerolínea. El personal de cabina y de otros puestos están siendo tratados como ciudadanos de segunda.

Len McCluskey ha añadido que «British Airways quiere utilizar esta pandemia para reducir los términos y condiciones de la tripulación de cabina y el personal: algunos de ellos perderán más de 20.000 libras de su salario como parte de esta ambición a largo plazo de reposicionar a British Airways como una aerolínea low-cost en todo, excepto en el nombre».

«La compañía no está tan en apuros como nos cuentan. La propuesta de compra de otra aerolínea -Air Europa- y ahora este acuerdo con los pilotos demuestran que BA puede mirar a largo plazo sobre la recuperación del negocio si hay voluntad de hacerlo. Aun así, ha elegido ir a la guerra contra algunos de sus empleados más dedicados y peor pagados, ha decepcionado a diputados y clientes, cargándose la marca de la aerolínea y poniendo en peligro sus franjas de aterrizaje más lucrativas».

Relacionados