Unite, el mayor sindicato de Reino Unido, viaja a España y amenaza a Iberia

Miembros de Unite, el sindicato más grande de Reino Unido, han aterrizado en España para llevar sus reivindicaciones ante Antonio Vázquez Romero, presidente del grupo IAG. El anuncio se producía horas antes de que Stephen Gunning, Director Financiero de IAG, informara que se acogía con satisfacción la intención del sindicato de pilotos de British Airways, BALPA, de celebrar una votación consultiva con sus miembros en relación a un acuerdo sobre las propuestas de reestructuración alcanzado entre el sindicato y la aerolínea en respuesta a la crisis de COVID que afecta a la industria de la aviación. BALPA ha recomendado a sus miembros que aprueben las propuestas.

Unite, por su parte, asegura que la dirección de British Airways (BA), propiedad de IAG, está llevando a cabo un ataque sin precedentes contra su propia plantilla. Aseguran que además de despedir a miles de personas, IAG/BA quiere despedir y recontratar a más de 30.000 trabajadores y aplicar recortes a sus salarios y sus condiciones, recortes que Unie cifra en más del 70%.

Según este sindicato, la semana pasada, IAG/BA comunicó individualmente a miles de trabajadores que iban a ser despedidos y recontratados. Políticos británicos de todo el arco parlamentario han expresado, informa, que la compañía es una «desgracia nacional». Unite  amenaza con tomar cartas en el asunto y  en las consecuencias. Más de 150 miembros del Parlamento británico, dicen, se han comprometido a poner fin al control de IAG/BA sobre los vuelos más lucrativos de/a Londres y cada día se suman más apoyos.

Sharon Graham, directora ejecutiva de Unite, ha explicado que  han  venido a España “para exigir que IAG se implique en esta crisis. Vázquez tiene el poder de intervenir y negociar un acuerdo razonable antes de que esta disputa se vaya de las manos».

Graham ha añadido: «Tenemos que hacer de muro de contención. Si permitimos este comportamiento de la vergüenza otras compañías sin escrúpulos harán lo mismo. No permitamos que Vázquez se haga ilusiones. Si permite que la dirección de BA lleve a cabo este ataque sin precedentes habrá consecuencias serias y permanentes para su compañía. No podemos quedarnos de brazos cruzados y ver cómo se pisotean los derechos de los trabajadores».

Relacionados