IATA advierte: La recuperación del tráfico tras la pandemia debe hacerse con combustibles sostenibles

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) hizo hincapié en el compromiso adquirido por la industria de la aviación  mundial para reducir emisiones, por lo que pidió a la Agencia Internacional de Energía (AIE) que priorice la inversión en combustible de aviación sostenible (SAF) en el impulso a la recuperación del sector.

El llamado de IATA llega en la víspera de la Cumbre de Transiciones de Energía Limpia de la AIE, que se reunirá virtualmente para debatir los movimientos hacia un futuro con bajas emisiones de carbono. La Agencia está bien posicionada para promover la producción de combustible de aviación sostenible con las partes interesadas, tanto en los gobiernos como en la industria del combustible.

El mundo debe «reconstruir mejor» a partir de la crisis de COVID-19 con atención centrada en la inversión en tecnologías de reducción de carbono y en SAF, lo que, según IATA, creará empleos en este momento crítico e impulsará el progreso de la aviación hacia su objetivo de reducir las emisiones de la aviación a la mitad de los niveles de 2005 para 2050.

Las tasas actuales de producción de SAF son demasiado bajas para que la aviación alcance este objetivo a pesar del potencial comprobado de estos combustibles y los esfuerzos de la aerolínea hasta la fecha:

  • SAF puede reducir las emisiones de CO2 del ciclo de vida hasta en un 80% en comparación con el combustible para aviones convencional
  • Se utiliza fuentes de combustible sostenibles que no compiten con alimentos o agua, ni dañan la biodiversidad.
  • Tras pruebas e inversiones de las aerolíneas,  este tipo de combustible está certificado como seguro, sostenible y listo para usarse.
  • Más de 250.000 vuelos ya han despegado con mezclas de SAF

“Las enormes cantidades de dinero que los gobiernos están invirtiendo en la recuperación económica de COVID-19 son una oportunidad para crear un legado de transición energética para la industria de la aviación. Para lograr esto, los gobiernos, la comunidad financiera y los productores de combustible, tanto grandes como pequeños, deben trabajar juntos con el objetivo de aumentar rápidamente la producción de combustible de aviación sostenible asequible «, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA.

IATA estima que la producción actual de SAF es de 50 millones de litros anuales. Para alcanzar el punto de inflexión en el que la escala de producción y su uso sea competitivo debe alcanzar los 7 mil millones de litros o el 2% del consumo de 2019.

“Por mucho que las aerolíneas quieran usar SAF, la producción está muy por debajo de la escala necesaria para que los precios sean competitivos. Lograr el precio correcto es aún más crucial a medida que aumentan las pérdidas en el sector y  crecen los niveles de deuda. Pero si los gobiernos pueden  aprovechar estos tiempos únicos para combinar un marco fiscal y regulatorio seguro que respalde la producción de SAF con la asignación directa de fondos de estímulo para su producción, es posible alcanzar el punto de inflexión del 2% en 2025. Eso generaría transporte aéreo más ecológico, crearía empleos e impulsaría la recuperación económica», dijo de Juniac.

“SAF es nuestra mayor oportunidad de reducción de emisiones. Es el momento adecuado para impulsarlo para que, juntos, podamos lograr importantes reducciones de carbono en el camino hacia vuelos libres de combustibles fósiles «, dijo de Juniac.

Relacionados