LA RETIRADA DE LATAM DEVUELVE A ARGENTINA AL MONOPOLIO DE UNA HIPERSUBVENCIONADA AEROLINEAS

La caída de LATAM Argentina significa el regreso al monopolio aéreo en el país, desaparece otro competidor más, condenando a los argentinos a no poder elegir, con millones de dólares de coste para el erario público y la pérdida de miles de puestos de trabajo autóctono.

La situación es resultado de un marco en que se han sumado calamidades económicas, persecuciones políticas y sindicales y la pandemia, además de la inoperancia  de funcionarios del área, y hasta la indiferencia del mismo Presidente de la Nación, que no quiso recibir al CEO de la línea aérea más grande de Latinoamérica para intentar alcanzar algún tipo de solución.

LATAM Airlines transportó en el último año en Argentina a 3,1 millones de pasajeros y en el negocio de carga aérea movió un promedio semanal de 270 toneladas de productos de exportación y 290 toneladas de productos de importación. Desde el inicio de la pandemia, en conjunto con la Cancillería Argentina y consulados locales, operó en la repatriación de más de 16.000 ciudadanos , así como el regreso de más de seis mil  extranjeros a sus destinos de origen.

Azul y LATAM, código compartido

Por otro lado, LATAM y la brasileña Azul han suscrito un acuerdo de código compartido y un convenio que armoniza sus programas de viajeros frecuentes. El documento firmado permite a 12 millones de miembros de TudoAzul y a 37 millones de Latam Pass sumar millas de modo indistinto y redimir los premios de modo cruzado.

El convenio incluirá inicialmente 50 rutas nacionales hacia y desde Brasilia (BSB), Belo Horizonte (CNF), Recife (REC), Porto-Alegre (POA), Campinas (VCP), Curitiba (CWB) y San Pablo (GRU). “Estos acuerdos proporcionarán beneficios inigualables para los clientes. Con la amplia selección de Azul de destinos en Brasil y los centros de conexión de LATAM, nuestras redes y tipos de flota complementarios ofrecerán a los pasajeros la más amplia gama de opciones de viaje. Además, ambas aerolíneas tienen una historia y una pasión por el servicio al cliente, y esperamos demostrarlo en conjunto”, dijo John Rodgerson, CEO de Azul. (Luis Piñeiro)

Relacionados