El propietario de Air Nostrum afronta grandes dificultades en Iberoamérica

La argentina Flyest, que tiene los mismos propietarios que la española Air Nostrum, y volaba hasta que se lo prohibieron por la pandemia entre Buenos Aires y la provincia de Santa Fe diariamente y a Sunchales, en el Noreste del país, tres veces por semana de Argentina,  además de vuelos chárter con un solitario  CRJ 200 para 50 pasajeros, que operó su matriz hasta su reestructuración, presentó concurso preventivo de acreedores y sus accionistas preparan su salida del país, en el que llevan años intentando hacerse un hueco a raíz de la liberalización emprendida por el anterior Gobierno, presidido por Mauricio Macri. Las autoridades de esa nación no permitirán la reactivación de los vuelos comerciales de pasajeros hasta septiembre, ni vender billetes de avión hasta el día 1 de ese mes, aunque dan síntomas de que anticiparán la apertura.

Con 39 empleados, a mediados de 2019 anunció vuelos a Reconquista, que abortó antes de despegar y está imposibilitada de realizar vuelos regulares desde marzo. La propietaria de Flyest Líneas Aéreas es la empresa ILAI )Inversiones Líneas Aéreas Internacionales) –el dueño de Air Nostrum– en un 49 por ciento, cuyo presidente es Carlos Bertomeu, y el 51 por ciento de socios argentinos aunque los socios originales sostienen que casi todas  las acciones están también en posesión  de la compañía española a través de ILAI Argentina. Air Nostrum no solo le proporcionó del avión sino también de la asistencia técnica. La única solución de continuidad aparentemente sería encontrar nuevos inversores que participaran en la compañía argentina. Los accionistas de ILAI se encuentran centrados en resolver los problemas generados por la crisis del coronavirus en el mercado español.

La aerolínea valenciana aplicó un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) por fuerza mayor a sus 1.439 trabajadores tras dejar en tierra su flota por las restricciones a la movilidad y cerró una financiación de 130 millones de euros con el aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO). En ese contexto, los dueños de Air Nostrum también posponen sus planes de expansión en Brasil, a la espera de ver cómo evoluciona la pandemia y teniendo en cuenta que su prioridad absoluta es superar las dificultades en España. No obstante, de momento mantienen su interés en el mercado brasileño y, si sigue ofreciendo oportunidades, se retomará en la medida en que los inversores se lo puedan permitir. En Paraguay, mantienen su participación del 33 por ciento en la aerolínea Paranair, que está acometiendo una reestructuración para afrontar el impacto del Covid-19, con medidas contundentes para preservar la tesorería y recursos propios.

Fotografía: Uno de los Bombardier CRJ200 que Air Nostrum aportó a Flyest.

Relacionados