IATA alerta sobre la falta de apoyo gubernamental a la aviación en América Latina y El Caribe

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha hecho un llamamiento urgente a los gobiernos de América Latina y el Caribe para que tomen medidas específicas para ayudar al sector de la aviación a sobrevivir su peor crisis. Los cierres de fronteras y las restricciones de viaje han afectado gravemente a la aviación durante más de tres meses. Con la emergencia sanitaria aún muy presente en la región, el reinicio de la actividad en el sector del  transporte aéreo parece estar aún a meses de distancia. Esta situación es insostenible y el colapso de todo el sector es una seria amenaza.

«Esta es nuestra última oportunidad de sobrevivir a esta crisis. El tiempo está en nuestra contra y cada día que pasa es uno más de agonía en una industria que busca claridad en los plazos para reiniciar las operaciones. Reconocemos los esfuerzos realizados por las autoridades para combatir esta pandemia y entendemos a qué se enfrentan los países, pero el transporte aéreo es esencial para nuestra región y no se puede permitir que desaparezca «, dijo Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas.

Los gobiernos de América Latina y el Caribe siguen siendo los que menos apoyan la aviación , una industria que antes de COVID-19 contribuía con US $ 167 mil millones a su PIB y apoyaba 7,2 millones de empleos en toda la región. Los pronósticos ahora muestran una caída de al menos 77 mil millones de dólares en la contribución del transporte aéreo al PIB, con más de 3,5 millones de empleos en riesgo.

«En países como Panamá, donde el transporte aéreo mantuvo casi un cuarto de millón de empleos y su aeropuerto principal ofreció conexiones a casi 90 destinos internacionales antes de la pandemia, es preocupante que el gobierno hasta ahora no haya tomado ninguna medida firme para proporcionar apoyo tangible. Lo mismo en Perú, donde se necesita urgentemente ayuda financiera para una industria que es clave para su población y su economía,  se debe permitir que las operaciones se reanuden en julio «, dijo Cerdá.

El tráfico de pasajeros en las aerolíneas de América Latina y el Caribe se redujo en un 96% en abril. Aunque Brasil, Chile y México tuvieron operaciones limitadas en abril,  mostraron reducciones de tráfico (RPK) de más del 90%. La conectividad aérea y sus beneficios socioeconómicos asociados en toda la región están en riesgo. Esto ya ha impactado directamente a las empresas, desde las familiares hasta grandes corporaciones, a lo largo de toda la cadena de valor de viajes y turismo, así como a las industrias que dependen de la carga aérea para sus importaciones y exportaciones. La expectativa es que diferentes países eventualmente permitirán la reanudación de las operaciones en diferentes fechas. Por lo tanto, es esencial que los principales actores de la industria y los gobiernos trabajen juntos para facilitar el reinicio de las operaciones aéreas de manera segura, eficiente y armonizada, defiende la IATA.

«Colombia ha asumido un papel constructivo en la región desde el comienzo de la crisis COVID-19 al facilitar un alivio financiero temporal para la industria de la aviación y respaldar los protocolos de seguridad que buscan proteger la salud de los pasajeros y empleados. Por esta razón, es extremadamente sorprendente que ahora se haya ideado un plan piloto para la reanudación de la aviación comercial, donde la implementación depende de la decisión de cada destino. Solicitamos que el gobierno nacional reconsidere la reapertura de los vuelos nacionales lo antes posible, de acuerdo con la propuesta presentada inicialmente por  Aviación Civil. El sector aéreo está listo para reanudar las actividades garantizando la salud y la seguridad en sus operaciones y no puede esperar otro mes o dos para volar nuevamente», dijo Cerdá.

También insistió en que a medida que los países levantan las restricciones de viaje, se deben evitar medidas como la cuarentena. Dichas restricciones obstaculizan severamente la actividad económica al bloquear efectivamente los viajes, lo cual es esencial para los países de América Latina y el Caribe, que dependen en gran medida del turismo. Por esta razón, el gobierno de Ecuador debería eliminar su actual regla de cuarentena, que incluso se aplica a los pasajeros que han realizado pruebas negativas para COVID-19.

En general, se pide a los estados de América Latina y el Caribe que implementen las directrices globales de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para la reanudación segura de los viajes aéreos. La IATA respalda plenamente las recomendaciones contenidas en la hoja de ruta del Consejo de la OACI «Despegue: una guía para los viajes aéreos después de la crisis de salud pública de COVID-19» . El documento es el resultado de un extenso trabajo de asesoramiento en colaboración con los gobiernos, la Organización Mundial de la Salud y las principales organizaciones de la industria de la aviación.

«Nuestra industria enfrenta su mayor desafío hasta la fecha: reiniciar la aviación de manera segura, proteger la salud de los pasajeros y el personal y garantizar que la aviación no se convierta en un vector significativo para la propagación de COVID-19. Nuestra industria ha superado situaciones difíciles en el pasado , como el 11 de septiembre o el SRAS. Necesitamos trabajar junto con los gobiernos para hacerlo una vez más y recuperar la confianza del público «, concluyó Cerdá.

Relacionados