La recuperación del transporte aéreo según la IATA

Las estadísticas y previsiones económicas de la IATA indican que el sector de compañías aéreas  no se recuperará, como mínimo, hasta el 2023. Según la Asociación, la demanda mundial para 2021 será un 24% inferior a la registrada en 2019 y a la vez un 32% por debajo de la registrada en octubre del año pasado. Las economías, aseguran, se recuperarán de modo más pausado y, del mismo modo, es posible que se produzcan rebrotes de la pandemia que retrasen más la reactivación.

De hecho, la propia IATA admite que, en una encuesta, el 69% de los consultados pensarían en  no volar si tuvieran que  cumplir con una cuarentena de 14 días. “Para proteger la capacidad de la aviación de ser un catalizador para la recuperación económica, no debemos empeorar ese pronóstico haciendo que el viaje sea impracticable con medidas de cuarentena. Necesitamos una solución para un viaje seguro que aborde dos desafíos. Debe brindar a los pasajeros la confianza para viajar de manera segura y sin complicaciones innecesarias y debe brindar a los gobiernos la confianza de que están protegidos de importar el virus”, comentó Alexandre de Juniac, director General y CEO de la IATA.

En América Latina, que  dos de las más importantes  aerotransportadoras  se unieran forzosamente al Capítulo 11 no deja espacio para ninguna discusión. Las empresas  de la región están sufriendo  una crisis terrible  y desde la industria se repiten las insistentes solicitudes de apoyo estatal.

En ese marco, Peter Cerda, Vicepresidente regional de la IATA, mostró  unos número ejemplificadores, que indican que a nivel internacional, los estados  han suministrado  ayudas por 123 mil millones de dólares, pero de este importante monto, lo concedido por las autoridades latinoamericanas es de 300 millones de dólares, el equivalente al 1% de los ingresos que tuvieron las empresas en 2019. Norteamérica se encuentra en el extremo contrario, con una ayuda financiera de US$ 66.000 millones, equivalente al 25% de los ingresos de las empresas del año anterior. «A nivel mundial, los gobiernos han proporcionado ayuda financiera para mantener a la industria con vida pero este apoyo se distribuye de manera muy desigual en todo el mundo y difiere enormemente según el país».

Sin embargo, Cerdá destacó, dentro de Latinoamérica, las medidas tomadas por Brasil, Colombia, Costa Rica y Ecuador, que van desde la reducción de tasas para las líneas aéreas al lanzamiento de líneas de créditos específicas. Actualmente, el 93% de las operaciones aéreas en el continente  están supendidas. Con este escenario, cada día que pasa habrá más probabilidad de que las compañías se tengan que acoplar al Capítulo 11 o incluso desaparecer.   «Estamos llegando a momentos en el que simplemente no hay suficiente liquidez para mantener operaciones en tierra, sin volar», añadió. En China y Europa el “parate aéreo” fue de dos meses y medio. Mientras que “calculamos que en Latinoamérica, en algunos casos, será de cinco meses y muy pocas compañías están en condiciones de soportar esa inactividad”, comento el funcionario. (Luis Piñeiro)

Relacionados