Aerolíneas Argentinas inicia el proceso de despido de cientos de trabajadores

En medio de una crisis aerocomercial sin precedentes, el CEO  de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, envió a todos sus empleados un comunicado informando de su decisión de iniciar las negociaciones que permitan proceder a  la suspensión de una parte de la plantilla laboral en el marco del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo.

Ese artículo indica que «se considerará prestación no remunerativa las asignaciones en dinero que se entreguen en compensación por suspensiones de la prestación laboral y que se fundaren en las causales de falta o disminución de trabajo, no imputables al empleador, o fuerza mayor debidamente comprobada, pactadas individual o colectivamente y homologadas por la autoridad de aplicación, conforme normas legales vigentes, y cuando en virtud de tales causales el trabajador no realice la prestación laboral a su cargo» y afectara a los empleados, unos 7.500 aproximadamente, que no están destinados  a la línea de vuelos especiales que se desarrollan en estos momentos y al sector de mantenimiento de flota.

«La empresa convocará a una mesa de trabajo a los representantes de las seis asociaciones sindicales que nuclean al personal de la compañía, a los fines de alcanzar un acuerdo que permita atravesar esta crítica situación, adecuando el funcionamiento de la organización al escenario actual y preservando, en la medida de las posibilidades, los intereses de los trabajadores y trabajadoras de la compañía», y esto es clave dado que sin lograr un acuerdo colectivo, Aerolíneas Argentinas corre el riesgo de seguir los pasos de LATAM, cuya medida,  obtuvo un fallo negativo por parte del Ministerio de Trabajo la semana pasada, obligándola a pagar la totalidad de los salarios.

«Esta medida tiene como objetivo redirigir la asignación de recursos al mantenimiento de la flota, el aseguramiento de la cadena de abastecimiento de repuestos y el pago de reparaciones de aeronaves», prosigue el comunicado de la empresa estatal, indicando que desde el inicio de la pandemia sus ingresos cayeron el 97%, manteniendo como auxilio financiero sólo los aportes del Estado Nacional. Aportes que por c cierto, están sumamente exigidos. Se está hablando entre los especialistas del sector que la compañía,  podría requerir hasta ochocientos millones de dólares de subsidios para su supervivencia en este ejercicio 2020.

También menciona  que han iniciado negociaciones con proveedores de combustibles para postergar deudas y el pago de cuentas corrientes, asimismo se negocia la reprogramación de los vencimientos   con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil, por los pagos de la flota de Embraer,  y con el Banco de la Nación Argentina,   la vez que  se han pospuesto  los abonos  de alquiler de aviones .

«Seguramente, muchas aerolíneas no podrán superar la crisis que atraviesa la industria. Por eso tenemos que tomar todas las medidas necesarias para que Aerolíneas Argentinas logre salir de esta situación y pueda tener un destino de crecimiento y desarrollo. Ese objetivo es el que perseguimos todos los días», afirma la misiva de la empresa. APLA fue el primer gremio que hizo conocer su posición oficial al respecto , indicando  que no aceptarán «ningún tipo de desvinculación laboral encubierta. Si bien comprendemos las enormes dificultades que genera la pandemia de COVID-19 para la compañía y el esfuerzo que realiza el Estado nacional para cubrir el déficit operativo en estos momentos sumamente delicados que nos toca atravesar, ajustar en los ingresos de los trabajadores no es la solución», menciona la comunicación de un sindicato poderoso y muy combativo.

Desde el gremio de  Aeronavegantes, sindicato que agrupa a los tripulantes de cabina , manifestaron que «evaluaremos el planteo de la Aerolínea de bandera cuando se nos envíe su potencial impacto en nuestro colectivo en particular, y fijaremos una postura clara que proteja las fuentes de trabajo y los ingresos de nuestros afiliados y compañeros. La empresa debe ser igualmente responsable en las medidas que proponga respecto de sus trabajadores, que una vez más la han convertido en una herramienta fundamental y estratégica de nuestro país».

Así también aclararon que manejarán «con extrema responsabilidad la delicada situación, y seremos igualmente cautos a la hora de informarles cada novedad». En las próximas horas, la dirección de la compañía y todos los gremios se reunirán para iniciar negociaciones, que se aprecia serán bastante complicadas. (Luis Piñeiro, corresponsal de Grupo Edefa en Buenos Aires)

Relacionados